cine, críticas de películas
Dejar un comentario

El coro: Solo tenían a Dustin Hoffman

el-coro-dustin-hoffman

Sinopsis

Cuando la madre de Stet muere en un accidente de tráfico, su padre biológico lo envía a un internado musical en el que se forman los integrantes del coro de niños de Estados de Unidos. Debido a su aspecto rebelde y gamberro, ninguno de los profesores espera que progrese y llegue al nivel de sus compañeros, pero Stet tiene un don innato que le hará superar las adversidades.

Crítica

En la versión española del póster de El coro podemos ver a un Dustin Hoffman sonriendo en primera plana y a su alrededor, unas figuras difuminadas prácticamente indistinguibles. No podría haber una metáfora más perfecta para representar lo que le espera al espectador si va a ver esta película. Y es que el señor Hoffman parece ser el único actor del reparto que sabe lo que está haciendo y resulta creíble en su papel. El resto parece que han decidido guardarse sus habilidades de interpretación para otra ocasión. No nos referimos solo al joven protagonista, Garrett Wareing, que debido a su corta edad era de esperar que no ofreciese una interpretación perfecta, sino a actores secundarios tan respetados como Kathy Bates o Eddie Izzard.

el-coro-kathy-bates

Kathy Bates interpreta a la directora del internado.

Quizás, la apretada programación del rodaje que les obligó a prescindir de ensayos y a reducir el número de tomas tenga algo que ver en este asunto. La propia Kathy Bates hacía un comentario al respecto en una mesa redonda para promocionar la película: Bates afirmaba que antes la creación de películas era un proceso pausado, mientras que ahora todo es muy rápido y, a veces, los actores consiguen clavar la escena a la primera, pero otras veces se quedan con la sensación de que podrían haberlo hecho mejor y ya no pueden remediarlo. Sus palabras exactas fueron estas: “A veces parece que estamos haciendo una fotografía de algo que no está listo para la fotografía”. Además, la actriz declaró que quiso hacer esta película porque le encanta El violín rojo y quería volver a trabajar con Dustin Hoffman.

Puede que tuviese la culpa el rodaje apresurado, o quizás es que para empezar no había un guion bueno del que partir. El guionista, Ben Ripley, decidió inspirarse en el coro de niños nacional porque se crio cerca del internado en Nueva Jersey y pensó que era la excusa perfecta para escribir una historia sobre la importancia de tener una educación en tu juventud para llegar a desarrollar tu potencial creativo completamente. Sin embargo, la historia que nos ofrece dista mucho de ser original y el guion está lleno de clichés y diálogos poco creíbles.  Sinceramente, lamentamos que esta sea la vuelta al cine del director François Girard.

El único elemento que redime a esta película es, por supuesto, la música. Cada interpretación del coro de niños pone la carne de gallina y hace que se te ericen los pelos de la nuca. Es, indudablemente, una pieza esencial para el conjunto. Sin embargo, no lo es tanto el tema de los créditos finales, The Mysteries Of Your Gift de Josh Groban, cargada de una cursilería tal que es imposible tomársela en serio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s