festivales, festivales de cine
Dejar un comentario

Sitges Día 2: 1 Q&A con Nicolas Winding Refn y 3 películas decepcionantes

nicolas-winding-refn

The Gift: la película perfecta para una sobremesa

the-gift-joel-edgerton

La primera película que pudimos ver ayer fue The Gift, una cinta que aspira a ser un thriller psicológico y se queda en un telefilm de sobremesa con todos los clichés que uno cabe esperar de una película de este tipo: ruidos misteriosos, la escena de la esposa duchándose, el amigo de la familia que resulta ser un acosador, etc, etc. Lo peor es que el propio director se da cuenta de la poca fuerza que tiene el producto e intenta utilizar una banda sonora con una tensión desmesurada para tratar de elevar las imágenes insulsas a las que acompaña. Los actores (Jason Bateman, Rebecca Hall y Joel Edgerton entre ellos) están correctos en unos papeles que tampoco dan para más.

Knock, Knock: Keanu, ¿por qué nos haces esto?

knock-knock-eli-roth

Después vimos Knock, Knock, una mezcla entre un thriller psicológico y la fantasía erótica de Eli Roth, en la que Ana de Armas y Lorenza Izzo interpretan a dos jovencitas psicópatas que se convertirán en la peor pesadilla de Keanu Reeves, que interpreta a un padre de familia algo aburrido de la vida familiar. Una premisa que podría haber dado mucho más de sí y que se queda en una simple anécdota. De la cinta cabe destacar que la interpretación de Keanu Reeves es tan poco creíble que llega a rozar lo cómico, aunque como contrapunto, su lado positivo es que en comparación, Ana de Armas y Lorenza Izzo no salen mal paradas.

Adiós, tío Tom y Q&A con Nicolas Winding Refn

nicolas-winding-refn

En el Prado, vimos la única copia que existe para el cine de Adiós, Tío Tom, la película favorita de Nicolas Winding Refn. La cinta, dirigida por Franco Prosperi y Gualtiero Jacopetti (este último con un historial pedófilo bastante polémico, por cierto) es una mezcla de documental y ficción sobre la esclavitud en Estados Unidos. Lo que más destaca del film, a parte de su realismo, es que parte del “documental” se rodó en Haití en una época en la que la esclavitud llegaba a los mismos niveles a los que llegó Estados Unidos y, de hecho, muchas de las personas que aparecen en la cinta, no supieron nunca que estaban siendo grabados para una película.

Además del documental, el director Nicolas Winding Refn (que tenía un constipado de aúpa) concedió una ronda de preguntas a los espectadores en la que se habló de la cinta, pero también de la carrera de Refn. Entre otras cosas, se le preguntó cómo sería un remake de Adiós, tío Tom hecho por él, a lo que él contestó bromeando “Frozen”. También se le preguntó si consideraba que en el cine era más importante transmitir emociones que tener una buena historia, a lo que contestó lo siguiente:

Una película puede conmoverte aunque no sea emotiva. El cine, como cualquier otro tipo de arte, es un flujo de emociones que está hecho para conmoverte, para despertar algo en ti. Una película puede tener una trama muy sencilla, pero si está hecha con personalidad puede llegar a conmoverte. Si una película no tiene personalidad, no sirve de nada.

Por otro lado, en referencia a su trato con los actores afirmó que en todas sus películas había cambiado al menos un cincuenta por ciento del guion original en el rodaje. De esta manera, la película va evolucionando a partir de la mitad del rodaje y cada día es como una caída libre. A los actores les avisa antes de empezar de que no sabe muy bien qué va a pasar y si darán con las elecciones correctas, pero que seguro que las irán encontrando por el camino. Afirmó también que le encanta trabajar así, que le encanta el miedo de que todo pueda desmoronarse en cualquier momento.

Como dato curioso, nos contó que introdujo una canción presente en la banda sonora de Adiós, tío Tom en Drive. Dicha canción se llama Oh My Love.

Absolutely Anything: Terry Jones y su humor más clásico

absolutely-anything

A las once de la noche se pasó por el Auditori un simpático Terry Jones para recoger su Premio Máquina del Tiempo y asistir a la proyección de su última película, Absolutely Anything. La cinta, como cabía esperar, se basa en un humor muy clásico y muy inglés. Simon Pegg está perfecto en el papel de un don nadie que de repente adquiere poderes para hacer cualquier cosa que se le ocurra y el resto del reparto no pasa de estar correcto. De la película, que es un poco plana pero disfrutable, cabe destacar la sorpresa agridulce de encontrarnos con la última interpretación de Robin Williams, que le prestó su voz a uno de los personajes de la película y nos hizo reír como solo él sabía una vez más. Además, Terry Jones tuvo el detalle de añadir en los créditos una grabación de Williams en el estudio de doblaje, bromeando mientras grababa los diálogos de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s