Artículos, música
Comment 1

Moon Duo: Psicodelia orbital

La Sala Capitol en Santiago de Compostela nos regaló el pasado domingo uno de los conciertos más sugerentes de este otoño. Como teloneros, el grupo pontevedrés Diola, tocó por primera vez temas de su EP titulado Eh!. Nacidos de las cenizas de Unicornibot, Toño al bajo, Gonzalo como voz principal y guitarra junto con Alejandro a la batería, muestran lo que definiríamos como un laboratorio de música experimental, aún en un estado indefinido entre la formulación y el envasado final. Si bien siguen la estela iniciada por su anterior agrupación, nos ofrecen en este trabajo una cara menos compleja a nivel instrumental. Esperamos que el tiempo nutra de solidez a este nuevo proyecto.

Con puntualidad matemática, a las 22:45 comenzamos el viaje. Aparecen Moon Duo sobre el escenario, de blanco integral, cual cosmonautas grávidos, preparados para el despegue musical a través de un universo orbital de psicodelia y rock. Moon Duo lo forman en paralelo el guitarrista del grupo Wooden Shjips, Ripley Johnson y su pareja sentimental, Sanae Yamada, al que se une en este trabajo el batería John Jeffrey. Nacidos como agrupación musical en San Francisco en el año 2009 trasladan su base de operaciones a Portland y ya como trío elaboran lo que es su tercer trabajo: Shadow in the Sun.

Ripley toma la dirección de la nave con su virtuosa guitarra y su voz, a medio camino entre lo lóbrego, introspectivo y una perenne e intencionada distorsión. Sanee le mira, le sonríe cómplice, y empieza a moverse entre sofisticada y ochentera creando pistas superpuestas, con sus teclados y sus bases prefabricadas, mientras Jeffrey golpea la batería, apretando el acelerador del tempo para hacernos gravitar.

El primer paisaje lunar nos lo deja Wilding, embarcándonos con un sonido rebosante de psicodelia unido a un impecable solo de guitarra. Sin apenas corte entre los temas, seguimos orbitando con Night Beat, el cual nos retorna a los aromas del mejor tecno-punk, para continuar en este tránsito continuo con Free The Skull, uno de los mejores temas del disco. Provocando en el público sensaciones cercanas a algún alucinógeno, flotan en el ambiente referencias al rock minimalista, sonidos del krautrock, y un poso de post punk underground. Grupos míticos como, Suicide, Neu, Deerhunter, Blue Cheer o Grateful Dead, forman parte de sus influencias musicales, que en Animal se materializan para poner fin a este viaje lisérgico y desinhibido.  Tras una salvaje interacción de sonidos volátiles y electrónicos, se ha abierto un portal hacia una misteriosa e invisible red de conectividad.

Llega el aterrizaje, volvemos a pisar suelo con la sensación de habernos movido entre temas similares: misma estructura, misma batería electrónica, misma intención y mismo efecto. Acababa la primera canción, comenzaba la segunda, encadenaba la tercera, y así hasta el fin. Desabrochamos cinturones, se encienden las luces del Capitol, los audiovisuales se funden en negro, se desconectan los instrumentos y volvemos a la realidad. Gracias por el viaje. Deseando de nuevo volver a embarcar.

1 comentario

  1. Elisabet says

    Creo que ni asistiendo al concierto habria sido capaz de sumergirme en las sensaciones que me ha provicado leer este articulo! Me ha encantado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s