críticas de discos, música
Comment 1

Bala: 3, 2, 1 y ¡bang! Disparando directo a las vísceras

Rubia y con guitarra en mano, responde al nombre de Anxela Baltar, morena y con la batería a sus pies, se llama Violeta Mosquera, juntas y sumando su voz son: Bala, uno de los grupos más viscerales del actual panorama musical.

De la evolución de grupos anteriores como Salvation Army, MLK o Calixta, aparece esta demoledora banda femenina de extrema energía y gusto por el rock en esencia concentrada. Comenzaron a subirse a los escenarios el verano pasado, aunque se encerraron en los Estudios Montealto en noviembre del año pasado para grabar  su primer disco Human Flesh, en el que las gallegas arrollan sin tregua, con siete temas furiosos y cargados de grunge, metal y post-punk y que se publicó en septiembre de este año.

Su actitud en el escenario nos contagia, sienten la música con pasión volcánica, sus dedos arañan la guitarra y rugen sus gargantas mientras la batería es golpeada con rabia extrema, a punto de explotar. Sus sonidos se cuelan entre la piel y nos perforan, directos al estómago. Son animales de escenario y lo saben, se metamorfosean con la música, sus caras se distorsionan, sus músculos se tensan y sobre todo disfrutan del sonido. Anxela rasga las cuerdas con rabia, con premeditada imperfección, no importa, el sonido gana a la técnica, la pasión al virtuosismo, es un disparo, directo, sin perdón, cargado de pólvora acústica. Violeta desdibuja su rostro agitando su melena negra y abofeteando con sus brazos la percusión. Ritmo salvaje, música de remover instintos, música sin concesiones.

Suenan a sus bandas favoritas: Black Sabbath, Nirvana, Led Zeppelin, Motörhead, Red Fang. Y es que inevitablemente somos el producto final de aquello que ingerimos, referencias musicales que en su voraz entusiasmo, son engullidas por un demoledora música sin enlatar, atrapando al público que se pervierte y rinde entregado con su directo. Su sonido es potente, les encanta la distorsión, el estallido, los cambios de ritmo, la concatenación, la hipérbole musical y a nosotros su garra nos secuestra.

Temas como Tripas + Chained , Freedom Is, Revenge, o Hell´s waiting son parte de su actual repertorio musical cerrando su disco una canción dedicada a Joan Vollmer, compañera de William S. Burroughs asesinada por este al “estilo“ Guillermo Tell. Más allá de la anécdota, donde Bala es brutal es encima de la tarima de los escenarios, ese es su hábitat natural, guitarra, batería, amplificadores y una única intención arrasar con su terremoto sonoro y por encima de cualquier pretensión, llevar al límite su personal modo de entender la música.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s