festivales, festivales de cine
Comment 1

Nuestro top 7 de la 48ª edición del Festival de Sitges

cartel-sitges-2015

Después de nuestro paso por el Festival de Sitges, no podíamos dejar pasar la ocasión de hacer nuestro listado de las mejores películas que hemos visto en el Festival. Sin un orden concreto, estas son las películas que más nos han gustado de la programación.

Youth

Youth-paolo-sorrentino

“Dices que las emociones están sobrevaloradas, pero es mentira. Las emociones son lo único que tenemos.”

Con esta frase que Mick (Harvey Keitel) le dice a su viejo amigo Fred (Michael Caine), Sorrentino nos confiesa su único propósito al escribir esta película: llenarnos de emociones. Y cuando abandonamos la sala, con la carne de gallina y las emociones a flor de piel, supimos que el cineasta no solo había cumplido su misión, sino que además nos había recordado (por si se nos había olvidado) la razón misma de la existencia del cine: conmover al espectador.

En Youth, los jóvenes miran con admiración a los mayores y los mayores observan con nostalgia a los jóvenes, como si pudiesen revivir los recuerdos que todavía no han formado. A través de los intercambios entre Mick y Fred, Sorrentino reflexiona sobre la vejez y la juventud sí, pero también sobre el amor, la familia, la soledad… En definitiva, de cómo incluso en la vejez, podemos dejar atrás nuestro pasado y seguir con nuestras vidas, si así lo deseamos.

Por si fuera poco, la cinta es un desfile de actores y actrices de élite: Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano y Jane Fonda, entre otros. Y aunque los protagonistas estén excelentes, no se puede pasar por alto a los secundarios, con una Rachel Weisz que se encumbra con un monólogo digno del aplauso y un Paul Dano que nos ofrece el papel de un actor torturado que tiene un ligero parecido con Johnny Depp.

Green Roomgreen room

Green Room ha sido, sin duda alguna, una de las sorpresas del Festival. Saulnier no solo se limita a escribir un guion perfectamente estructurado, sino que además, sabe cómo mantener el pulso de la cinta y darnos un thriller en el que nunca decae la tensión. Solo se alivia levemente por propia iniciativa del director y guionista, que en un gesto inteligente incluye aquí y allá pequeñas bromas que, en muchas ocasiones, solo sirven para que bajemos la guardia y nos aseste el siguiente golpe de efecto de una forma más brutal. En parte, esta tensión se instala tan rápidamente en el espectador por lo fácil que es empatizar con los protagonistas, interpretados por una remesa de actores jóvenes llenos de talento. Aunque cabe destacar las interpretaciones de Anton Yelchin e Imogen Poots. Esta última perfecta en el papel de la inteligente, irónica y a ratos inquietante Amber.

Green Room también tiene una parte de crítica política en contra de, no solo el movimiento skinhead, sino cualquier tipo de movimiento que convierta a sus seguidores en simples borregos y los ciegue hasta el punto de ser capaces de hacer cualquier cosa, incluso sacrificar sus vidas, por su ideología.

The Final GirlsThe-Final-Girls

Tres años después de la muerte de su madre, Max asiste reticente a una proyección de Camp Bloodbath, un slasher de los años ochenta protagonizado por su madre. Sin embargo, al producirse un incendio en la sala, Max y sus amigos intentarán huir atravesando la pantalla de cine, lo que los llevará dentro de la película. Max intentará entonces cambiar la trama y salvar a su madre del asesino psicópata de la historia.

The Final Girls es una carta de amor al cine slasher de los ochenta y un buen ejemplo de una comedia de terror. Su guion está lleno de bromas meta que harán las delicias de los espectadores más cinéfilos. Es una lástima, sin embargo, que la cinta pierda fuerza hacia la mitad por un exceso de sentimentalismo. Por otro lado, de entre las interpretaciones, cabe destacar la de Thomas Middleditch, que incluso en un papel bastante secundario brilla por encima de sus compañeros y deja claro que ha nacido para hacer comedia.

MacbethMACBETH still 3

Son incontables las numerosas adaptaciones que se han hecho de Macbeth desde que vio la luz allá por el siglo XVII. Esta está dirigida por Justin Kurzel, un australiano que en el 2011 presentó su primer largo Snowtown en la Semana de la Crítica en Cannes. Sin embargo, pese a su inexperiencia, nos ofrece una adaptación más que decente de la obra centenaria. Si bien es verdad que tiene algún que otro problema de ritmo, el espectador disfrutará de la cinta si se deja llevar por las palabras de Shakespeare y las interpretaciones del fabuloso reparto de actores.

Poca dirección necesitan esos dos monstruos de la interpretación llamados Michael Fassbender y Marion Cotillard. No dan ni un solo traspiés a lo largo de toda la película, no hay ni un solo momento de sus escenas que no sea un momento de verdad y aguantan los primeros planos como pocos actores saben. Para Marion Cotillard, el papel de Lady Macbeth suponía un reto añadido porque no lo interpreta en su lengua materna y, aunque nunca esperaba tener que haberlo hecho en inglés, ha afirmado que siempre ha sabido que interpretaría a Lady Mabeth. Fassbender por su parte ha declarado que la idea que le transmitió Kurzel de ver a Macbeth como un hombre que sufre estrés postraumático después de la guerra, le ayudó mucho a meterse en la cabeza del hombre y no pensar en él como la leyenda literaria que todos conocemos.

De Macbeth también cabe destacar la banda sonora, compuesta por el hermano del director, Jed Kurzel, y los paisajes que aparecen en la cinta, haciendo de Escocia y sus Highlands un personaje más de la película.

High-Rise: Sexo y paranoia

High-Rise

Esta adaptación de Rascacielos de J.G. Ballard nos adentra en un edificio ultramoderno cuyos habitantes tienen todo lo que pueden necesitar, convirtiéndose en una especie de sociedad aislada del mundo exterior y fuertemente clasista. Una falsa utopía que al resquebrajarse desemboca en una orgía de violencia.

Un magnífico Tom Hiddleston es nuestra vía de entrada a esta sociedad elitistaen la que los adinerados viven como aristócratas en los pisos superiores, los pobres viven en los pisos más bajos, aunque no por el mero hecho de ser pobres, estos son mejores personas (como suele ocurrir en este tipo de fábulas), ni los adinerados son peores, Ballard nos muestra a todos por igual, en sus mejores y peores momentos. Por otro lado, también nos transmite la idea de que las élites o grupos selectos surgen de manera espontánea en la sociedad, donde unos pocos siempre intentarán establecerse por encima del resto solo por el sentimiento de pertenecer a algo superior y por la satisfacción de negarle la entrada a los demás. High-Rise es una gran crítica a la división de clases, pero también nos muestra el salvajismo que puede dominar al ser humano si lo despojas de la civilización.

Tangerine: Say My Name, Say My NameTangerine

Tangerine nos sumerge en el mundo de las prostitutas transexuales de Los Ángeles, centrándose particularmente en dos: Sin-Dee, que acaba de salir de la cárcel y su mejor amiga Alexandra, que le cuenta a la primera que su chulo y novio ha estado acostándose con una chica blanca mientras ella estaba en la cárcel. Enfurecida, Sin-Dee emprenderá una búsqueda por el barrio en caza y captura de la susodicha de la que solo sabe que su nombre empieza por d.

Aunque para promocionar la película, se haga hincapié en que está rodada con un iPhone 5, lo cierto es que eso poco importa. Lo que importa es que Sean Baker sabe dónde poner la cámara (del teléfono), que Tangerine cuenta con personajes estrambóticos y desternillantes, pero también muy humanos y que una vez que nos adentramos en ese mundo, y hemos visto tanto lo bueno como lo malo, nos entran ganas de quedarnos a ser testigos de más drama, a que Sin-Dee nos cante Say My Name y a asistir a una nueva actuación de Alexandra con la sala llena.

Turbo KidTurbo-Kid

Esta cinta canadiense dirigida por Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell, transcurre en el futuro, 1997. La Tierra ha sido devastada por la lluvia de ácido y el agua se ha convertido en un bien escaso. Kid es un huérfano que intenta sobrevivir solo en el desierto. Turbo Kid está hecha por y para los fans del cine de los ochenta, es una mezcla de los Goonies y Mad Max con una banda sonora muy tecno. Su protagonista, Munro Chambers, nos ofrece un personaje muy tierno con el que es imposible no empatizar, pero su compañera de reparto Laurence Leboeuf es la que se lleva el protagonismo con su papel de chica hiperactiva y eternamente feliz.

Mr Rightmr-right-anna-kendrick

Take a look around the room,

Love comes wearing disguises.

How to go about and choose.

Break it down by shapes and sizes.

I’m a man who’s got very specific taste.

 You’re, You’re, You’re just my type.

(Fragmento de My Type)

Seamos sinceros, la clave para que guste esta película es que el espectador se deje enamorar por el encanto y carisma de sus protagonistas, Sam Rockwell y Anna Kendrick. El primero intenta conquistarnos ya desde su primera secuencia, en la que nos ofrece un bailecito perfectamente coreografiado al ritmo de My Type (de Saint Motel) con una suavidad y fluidez de movimientos pasmosa. Kendrick, por su parte, nos ofrece una buena interpretación de la excéntrica Martha, que raya la excelencia en sus momentos más desquiciados.

Si bien es verdad que después de un inicio con efecto a la historia le cuesta despegar, desde su primera escena juntos, Rockwell y Kendrick saben explotar de forma muy inteligente la gran química existente entre ellos, haciendo que el espectador solo tenga que dejarse llevar y disfrutar de sus intercambios. Aunque quizás haya un exceso de personajes y tramas secundarias que hacen que el ritmo del filme vaya en ocasiones desacompasado, también es cierto que gracias a estas tramas centradas en asesinos a sueldo y mafiosos, Mr. Right da un giro a la típica comedia romántica para convertirse en una comedia romántica de acción, un género que no se ve a menudo y del que este es un magnífico ejemplar.

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: Fassbender o Mario Casas, he ahí la cuestión | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s