cine, críticas de películas
Comment 1

Beasts of No Nation: el horror de la sonrisa robada

Beasts-of-No-Nation-Fukunaga

Siete son los años que Cary Joji Fukunaga ha dedicado al guión de la adaptación cinematográfica de Beasts of No Nation, una novela de Uzodinma Iweala con la que el cuarto largometraje del director de la primera temporada de True Detective comparte título, que fue publicada allá por 2005. Fukunaga no sólo la ha escrito, dirigido y producido, además se ha encargado de la dirección de fotografía.

La primera película de producción propia de Netflix se presentó el pasado mes de septiembre en el Festival de cine de Venecia, en el que Abraham Attah recibió el premio como Mejor actor emergente, y Fukunaga el premio Enrico Fulchignoni, concedido por la UNESCO. Beasts of No Nation se estrenó en la plataforma norteamericana el 16 de octubre, y en tan sólo 10 días ha superado los tres millones de visionados. En España, está disponible desde el 20 de octubre.

Beasts-of-No-Nation-Elba-Attah

Idris Elba en la piel de El Comandante, y Abraham Attah en la de Agu.

Sinopsis: En un país sin nombre del oeste africano estalla la guerra civil. Agu (Abraham Attah) es un niño que pierde a su familia y se ve obligado a unirse como soldado a un grupo de mercenarios liderados por El Comandante (Idris Elba).

Atroz. Esa es la palabra, la sensación que se queda pegada mientras se recibe la historia de un niño que de la noche a la mañana pierde a su familia, pierde su casa, su infancia, su libertad, y pierde la sonrisa. Aunque no lo pierde, se lo roban todo. Y hay un plano que recoge este fondo, el de la luna desapareciendo entre las nubes. Una luna que no se vuelve a ver.

La voz en off de Agu marca el arco de evolución del personaje. Empieza siendo algo casi banal, apuntes ingenuos del día a día, que pasan a ser una confesión hacia Dios -el único recurso del que dispone-, y terminan siendo una súplica para “que el sol se apague y todo se vuelva oscuro”. Un personaje para el que no hay respiro, ni piedad, para el que cada secuencia es como una llaga.

Beasts-of-No-Nation-Elba-Fukunaga

Cary Joji Fukunaga: guionista, director, productor y director de fotografía de la cinta.

De toda esa crudeza se desprende que Fukunaga tenía muy claro lo que quería contar, las cartas que quería poner sobre la mesa. Y la mejor decisión que toma es la de poner la historia en el nivel más alto y colocarse como realizador justo un escalón por debajo. Y es que, si hay algo que el director estadounidense domina, es el ejercicio de la narrativa sumergida, que no se aprecia a primera vista pero es lo que sostiene todo lo demás.

No es una película bonita, porque no tiene que serlo. No es una película cómoda, porque no tiene que serlo. Tiene que ser demoledora. Y es demoledora. Y tenía que contarse. Ahora es el turno de que se vea, de que se escuche. No habrá ni rastro de indiferencia.

1 comentario

  1. Pingback: Críticas: 'Beasts of No Nation' - El Color del Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s