cine, críticas de películas
Comment 1

Él me llamó Malala: La historia detrás de la historia

Él-Me-llamó-Malala-Davis-Guggenheim

With a drop of my sweetheart’s blood,
Shed in defense of the Motherland,
Will I put a beauty spot on my forehead,
Such as would put to shame the rose in the garden!

(Landai recitado por Malalai de Maiwand en la batalla de 1880)

Algunos hacen documentales sobre gente que no les gusta o que incluso odian. Yo hago documentales sobre la gente que amo”. Davis Guggenheim fue el elegido por los productores Walter Parkes y Laurie MacDonald para plasmar la historia de Malala en un documental. Aunque la idea inicial de Parkes y MacDonald era la de hacer una película basada en la biografía de la joven pakistaní. Hasta que fueron a Birmingham y la conocieron. Allí se dieron cuenta de que el documental era la forma más potente de abordar la historia y decidieron que el director debía ser Guggenheim.

El ganador del Oscar por Una verdad incómoda pasó 18 meses junto a la familia Yousafzai. Para Guggenheim, la imagen pública de Malala era una cosa; pero lo que le interesaba era el trasfondo que subyace a las fotografías que tan frecuentemente vemos de su suave sonrisa y perspicaz mirada. Respecto al cómo, el documentalista estadounidense recurrió a la animación con un evidente propósito narrativo: permitir que el espectador pudiera ver los recuerdos de Malala: “Decidí utilizar la animación para representar la parte de las vidas de los Yousafzai previa a los talibanes del mismo modo que ellos la recordaban: como algo hermoso y adorable, como un cuento de hadas”.

Él-Me-llamó-Malala-Malala-Yousafzai

Malala Yousafzai ganadora del Premio Nobel de la Paz en el año 2014.

Sinopsis: Un íntimo retrato de la Ganadora del Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, que fue señalada como objetivo por los talibanes y sufrió graves heridas por arma de fuego cuando regresaba a su casa, en el Valle de Swat (Pakistán), en su autobús escolar. La entonces adolescente de 15 años fue señalada, junto con su padre, por manifestarse a favor de la educación de las jóvenes. El ataque que sufrió provocó la protesta de quienes la apoyaban en todo el mundo. Sobrevivió milagrosamente y es ahora una destacada defensora de la educación de las jóvenes en todo el mundo, como cofundadora del Fondo Malala.

La historia que se esconde detrás de la historia. La que debería estar por delante. La que no sale en las noticias ni en los periódicos, pero que merece toda la atención. Guggenheim sitúa el foco en lo humano, nos hace reír y nos hace llorar, nos conmueve y nos remueve, pero sobre todo nos quita vendas de los ojos. El documental podría descomponerse en capturas, y de cada una de ellas se sacaría una lección distinta.

Malala se nos presenta como una adolescente cualquiera, una que tiene piques con sus hermanos, que va al instituto y tiene deberes. Pero Malala también es una heroína, alguien que un día decidió no renunciar a su derecho a la educación, y que lucha para que otros no tengan que hacerlo. Su padre Ziauddin, tiene mucho que ver en cómo ella se ha convertido en la persona que es. Ambos le sirven de inspiración al otro y llenan la película de un carisma que consigue atravesar la pantalla. Entre quedarse callados o levantarse, eligieron -y eligen- levantarse. Eligieron el valor, el coraje. Junto al resto de la familia, y casi sin quererlo, ensalzan la importancia de la educación como eje de la libertad.

Él-Me-llamó-Malala-Davis-Guggenheim-Yousafzai

Davis Guggenheim junto a la familia Yousafzai.

Él me llamó Malala combina entrevistas y animación, vemos los dibujos a la vez que escuchamos el relato con la voz de los protagonistas. Como en un cuento ilustrado. En ese sentido, la realización de Guggenheim está muy cuidada, muy pensada. El director administra la historia con mucho sentido, va saltando por los distintos hilos con habilidad, sin bajar la guardia en ningún momento. La música también tiene parte de la culpa de que el ritmo esté tan bien marcado, imprimiendo además una dosis extra de emoción a la cinta.

Davis Guggenheim nos enseña lo que hay al otro lado del telón, traza un camino de valores que nos aleja de estereotipos y nos acerca a rincones que no habíamos sido capaces de ver. Un documental bonito, necesario y muy entretenido. Un must por definición.

1 comentario

  1. Pingback: Crítica: 'Él me llamó Malala' - El Color del Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s