cine, críticas de películas
Dejar un comentario

Truman: El humor no está reñido con la muerte

Sinopsis

Truman nos cuenta la historia de Tomás (Javier Cámara), un profesor de universidad instalado en Canadá que viaja a Madrid para visitar a su viejo amigo Julián (Ricardo Darín). A pesar de que Julián se esté muriendo de cáncer, lo que más le preocupa es saber a quién dejarle su perro Truman.

Crítica

Para Cesc Gay, esta película surge de una vivencia personal muy parecida a la relatada en el film. Al tener que afrontar esta crisis personal, empezó a escribir y se dio cuenta de que tenía mucho que decir sobre el tema, pero quiso darse tiempo para contar la historia desde la distancia y así poder darle un pequeño toque de humor que le quitara hierro a alguna de las situaciones que ocurrirían en la cinta.

cesc-gay-truman

Cesc Gay en el rodaje con Javier Cámara, Ricardo Darín y Dolores Fonzi.

Lo cierto es que Cesc ha hecho que parezca fácil algo muy difícil: hablar sobre una enfermedad terminal y por ende, de la muerte, de una forma sincera, profunda, pero a la vez ligera. El guion fluye tranquilamente otorgando suficientes momentos a los dos protagonistas para que desarrollen su punto de vista: a veces entendemos perfectamente a Tomás, el hombre que intenta aceptar la inminente muerte de su mejor amigo y otras veces nos ponemos en el lugar de Julián, el hombre decidido a seguir con su plan de dejar de luchar.

Un elemento clave para el triunfo de la película es el toque de humor que impregna todo el guion. Si no tuviera dicho toque, la historia sería mucho menos llevadera, pero también sería mucho menos humana. Cesc refleja muy bien con Truman cómo cuando las cosas están más negras, se apodera de nosotros un impulso irrefrenable de sacar el sentido del humor de donde sea para conseguir sobrellevar la situación. Ya desde el planteamiento de la cinta, al hacer que el hilo conductor del guion sea la historia de la adopción del perro Truman y al colocarlo en el mismo título, Cesc está desviando el foco de atención del espectador y nos obliga a mirar a otro lado, no al hombre moribundo, sino al adorable perro que vive con él.

truman-ricardo-darin

Julián discute su decisión con su prima y su mejor amigo.

Otro elemento importante para que la cinta funcione es que aunque Truman tenga como protagonista a un hombre que padece un cáncer terminal, la película no se centra en la enfermedad en sí, sino en el efecto que tiene la enfermedad en las relaciones de Julián. Así, amigos de los que esperaba apoyo o al menos una palmadita en el hombro, lo evitan por no saber cómo tratar con él. Y personas a las que no ha tratado especialmente bien en su vida, se acercan para expresarle sus condolencias, sin esperar nada a cambio.

Finalmente, la Concha de Plata conjunta está perfectamente justificada porque Darín y Cámara se complementan muy bien en la cinta: Darín es un artista de los detalles, lleva a cabo con total naturalidad las pequeñas acciones de la vida ordinaria como tomarse una cerveza o encenderse un cigarrillo y las hace creíbles. Cámara es más ducho en las escenas que requieren una gran profundidad emocional por parte del intérprete. Sus intercambios, por tanto, no son duelos, sino colaboraciones entre dos grandes actores en las que los dos desprenden generosidad el uno para con el otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s