Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

En la trastienda, donde se esconden las emociones, suena Neuman… y llueve

Lluvia sin tregua la noche del pasado viernes en Pontevedra, deseando que la sala Karma abra sus puertas para abrigarnos bajo la música de este cuarteto murciano-granadino. Nacidos como grupo en el año 99, Neuman lo forman en la actualidad Paco Román, David Manzullo, Alex Dumdaca y Fernando Lillo. Surgido del personalísimo proyecto de Paco y de su eterno pacto con la música, Neuman fue encontrando el camino, que surge espontáneo y natural, cuando alguien siente pasión sincera por aquello que hace. Canciones que se fueron ligando lentamente, en la trastienda, en silencio, abarrotadas de emociones, reclamando ser capturadas, gritando salir del papel. Canciones que laten bajo las notas, canciones honestas y limpias que buscaban simplemente ser escuchadas. Neuman es también un proyecto sobre el coraje, el de romper sin miedos con discográficas, con la valentía de saber que caminas por el precipicio del mercado musical sin red. Es en definitiva, un proyecto sobre la constancia, en absoluta intimidad, sobre la paciencia, sobre el saber que simplemente hay que estar, creer, sentir y esperar.

NEUMAN_JAG5819

Y el momento de Neuman llegó con su primer disco, Plastic Heaven y el deseo de englobar bajo el vinilo 14 temas de los años de voluntaria deserción. Se nota la experimentación y la grabación artesanal, preludio de The Family Plot, su segundo trabajo, elegido por Radio 3 como disco del año 2011. Un año más tarde, ya bajo el sello de Subterfuge, crearon su tercer EP Bye fear/Hi love al que seguiría el que hasta ahora es su último trabajo, If (2014). Imbuidos en la vorágine de las grandes bandas, han entrado en esa espiral de composición, conciertos, giras y promos, digna del lugar que se merecen.

La sala respira impaciencia y Paco sale solo con su guitarra, íntimo y cercano, como si estuviera en el salón de su casa tocando para sus amigos. Cierra los ojos, sintiendo hacia adentro cada uno de los acordes de su guitarra, un minuto de concierto apenas solo con su voz, lánguida por momentos, una voz construida entre jirones y susurros que seduce. Aparece el resto de la banda y el todo único y misterioso de la música se va uniendo entre acordes que se complementan, secuestrando sin rescate nuestra atención. If es, sin duda, un discazo enorme, un punto y coma en la historia de Neuman. Y te preguntas ¿Qué lo hace diferente? ¿Qué lo hace mejor? Simplemente que te roza y te emociona, por veces minimalista, por veces frenesí guitarrero y tormenta sonora, su directo está hecho para alimentar los sentidos.

neumanazul

Y es ahí, sobre el escenario, donde un grupo se hace grande, donde un grupo te conquista y te arrebata, donde se desnuda de piel y el alma, para mostrarse como lo que es: una banda de grandes músicos. Un directo cristalino, con emoción y energía, con entrega total, regalando temas de otros discos, piezas íntimas, acústicas, y más de cien minutos intensos, con un intercambio constante de guitarras que llena de matices los temas y el aire de emociones. Se nota el trabajo de conjunto, la extrema complicidad en sus miradas, no hay excesos acústicos, las distorsiones son moderadas, la batería es limpia en sonidos, un puzle perfecto donde todo encaja.

GUITARRA

Tocan serios y tomándoselo en serio, conscientes del oficio de músicos y al escucharles interpretar You Feel My Heart y Turn It, ambos temas unidos, como si fueran un mismo viaje, entiendes porque es una banda en continuo ascenso. No todo es noise, la guitarra acústica pone otro color y otro calor, especialmente al tocar Ingrid, canción cuasi folkie dedicada a su hija. El piano se une sereno al aparecer con peso en Crab kiss, dándole brillo a esta otra cara del grupo. El sonido es inmaculado, suenan alto, claro, empastados, con química y llega Hell, un temazo lleno de elegancia donde los punteos cristalinos parecen gotas de agua dormidas en el aire. Devoradores de Lou Barlow, Sebadoh o los grandísimos Sonic Youth pero ¿por qué no decirlo?, también de Queen o de Supertramp, lo que realmente les importa es hacer buena música, más allá de estilos y de etiquetas. Baby in my arms, dedicado a la hija de David, así como Oh no o Too pretty son otros de los grandes temas que pudimos disfrutar en directo, un directo en el que Paco se recreó en los riffs que escupía su Telecaster y con su personal timbre vocal que disfrutamos en If.

Nos rendimos ante ellos, el concierto devora al disco, lo hace pequeño, quieren compartir lo que saben hacer: música en mayúsculas, y nosotros sólo podemos hacer una cosa: escucharles con incondicional entrega. Salimos de la sala Karma, llueve, es Galicia, pero las gotas parecen sonar diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s