cine, críticas de películas
Dejar un comentario

Mean Creek, un viaje de maduración

mean-creek

Escribe J. L. Ganfornina

Hoy os traigo una cinta que quizás no goce de mucha fama, pero que bien merece algún visionado: Mean Creek, como bien indica el título del artículo. La película fue la ópera prima de Jacob Aaron Estes, quien además de dirigirla también elaboró el guión. Tras ver la cinta, hubiera esperado una carrera con algo más de actividad pero solo ha vuelto a dirigir una vez más y escrito unos pocos guiones de no mucha calidad.

En la historia conocemos a Sam, un chico que es golpeado por George, el típico abusón del colegio. Con la ayuda de su hermano Rocky y de los amigos de este, Sam intentará vengarse de George, así que lo invitan a realizar un viaje con ellos en barca bajando por un río. Pero Millie, la novia del más joven de los hermanos, se opone al cruel plan e intentará que todo se deje a un lado antes de que algo pueda salir mal.

Son muchos los que encuentran cierto parecido entre esta película y Cuenta conmigo, cinta que adapta un relato de Stephen King, ambas tratan del cambio de los jóvenes, el fin de la inocencia de unos chicos que no esperaban que un viaje pudiera afectarles tanto. Pero la forma de acercarnos al tema es totalmente diferente en ambos trabajos. Además, Cuenta conmigo posee unos mensajes sobre la amistad en la juventud realmente únicos que la otra no tiene.

Todo viaje conlleva una transformación, la persona que lo empieza nunca es la misma a la persona que lo acaba, siempre se produce una cierta maduración. Esto es evidente que debía ocurrir, pero es la forma en la que ocurre lo que hace tan increíble a esta película. Una secuencia de eventos, desde la agresión que vemos en el minuto uno hasta el arrepentimiento y confesión final podemos percatarnos de como los chiquillos que empezaron esa jornada ya no son los mismos, durante el viaje han perdido algo que es muy posible que no vuelvan a recuperar nunca jamás.

Pese a la juventud de los actores, hay algunas interpretaciones muy sólidas, destacando la de Josh Peck, quien interpreta al abusón que ha empezado todo este entuerto. George es un personaje muy complejo, posee una coraza de tipo duro que muestra de la forma más cruel, pero su interior se irá conociendo poco a poco. Debido a que el director utiliza el efecto de cámara en mano para narrarnos parte de la historia desde el punto de vista de George, como el mismo personaje nos indica,entramos dentro de su mente, así comprendemos que es solamente un niño con problemas e inadaptado que, como todos en esta vida, solo intenta sobrevivir. Lo cierto es que cada vez que veo la película, más impresionado me quedo con el talento de este actor al que tristemente he perdido la pista.

Con cintas como esta el cine independiente nos enseña que no hacen falta proyectos multimillonarios para realizar una película de calidad suprema. El problema es que si no encuentran el prestigio en algunos festivales, pueden caer en el olvido y no tener el reconocimiento que se merecen nunca, por suerte este no es uno de esos casos.

Este artículo proviene de nuestra web amiga El color del cine, para leer más artículos de ellos, podéis dirigiros a elcolordelcine.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s