cine, críticas de películas
Dejar un comentario

Primavera en Normandía: una Madame Bovary contemporánea

De la mano de la reconocida directora francesa Anne Fontaine (Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel, Dos madres perfectas), nos llega el título Primavera en Normandía,  una historia que enfrenta el amor y la moral en una dura batalla, a modo de adaptación de la novela gráfica ‘Gemma Bovery’, de Posy Simmonds. En ella nos narra la historia de Gemma Bovery (Gemma Artenton), una joven recién casada y mudada a un pequeño pueblo de Normandía, que empieza a encontrar su vida de casada tediosa y más alejada del romanticismo clásico de lo que ella creía. Sin embargo, todo cambiará cuando en su vida entren una serie de personajes que volverán su existencia totalmente diferente.

Al más puro estilo de la novela de Gustav Flaubert, el clásico Madame Bovary, la película se centra en la lucha de la joven por su propios deseos y sentimientos. El adulterio forma de nuevo parte esencial de la trama, aunque en este caso encontramos un elemento nuevo: el “autor”. Esta vez, es un personaje más que interactúa de forma activa dentro de la historia y cuya principal función es la de ser narrador de lo que ocurre. Con ello, la construcción final consta de una historia más que se puede capitular dentro de la temática adúltera pero que, para aquellos que no sean amantes de la novela original, puede resultar algo caótica.

gemma-bovery-3

Primavera en Normandía no llega a ahondar por completo en las inquietudes, así como lo que motiva a su protagonista a llevar a cabo ciertas acciones. A pesar de la interpretación de Gemma Artenton (The Voices, Hansel y Gretel: cazadores de brujas), capaz de mezclar ternura y erotismo en pantalla, así como del mismo Fabrice Luchini (Las chicas de la sexta planta, Moliere en bicicleta), encargado de dar el toque de humor, el resultado final deja frío. De este modo, gran parte del peso original del texto pierde importancia frente a la constante repetición de la joven como elemento atractivo y la obsesión (casi malsana) que su vecino siente por ella.

Para los amantes de Flaubert, puede ser un título apreciable, sobre todo por los detalles que se encuentran a modo de referencia de la novela. El resto del público se quedará con la impresión de estar viendo un título sobre un personaje femenino que, en lugar de crearse una cuestión moral sobre sus relaciones, solo parece saltar de cama en cama por mera diversión. Un flaco favor a su original y una mediocre referencia que, como muchas otras, quedará en el olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s