Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

Xoel López y la libertad del viajero sin maleta

Xoel López, gallego y de A Coruña, emigrante por origen y aventurero por vocación se define a sí mismo como un artista libre. Tras varios proyectos con Elephant Band, Lovely Luna y Deluxe, formando parte de su viaje iniciático, atraviesa diversas sendas en solitario, hasta llegar a la canción de autor. Xoel y su maleta viajan a San Francisco, Nueva York, Colombia, Uruguay, Chile, Venezuela y Brasil, dejando en casa, recuerdos de su estilo pop rock alternativo y folk.

Ese gen gallego de la nostalgia y la morriña le acercan de nuevo a España y comienza una gira a la que bautizó como Xoel López y La Caravana Americana. Todo ese tiempo fue necesario, para que Xoel continuara componiendo nuevas canciones y nos las presentara en lo que sería el primer trabajo que firmó con su propio nombre. Premiado un año más tarde como mejor músico independiente de 2013 y editado bajo el sello Esmerarte, su disco Atlántico se aleja con intención premeditada del sonido britpop y de la música setentera. Nuevos caminos se abren para introducirse en un estilo pop mucho más atemporal, cantado en castellano, y con un sonido deliberadamente más fresco y personal, en el que con vocación cosmopolita, fusiona sonidos y elementos multiculturales. Crítica y público se rindieron a la pulcritud de su composición y a la amalgama de influencias genialmente ligadas que exhibía su trabajo.

xoel_lopez_0

Su nuevo disco nace este año con el curioso título de Paramales, en el que extrema al máximo el cuidado de los arreglos, componiendo con exquisito mimo, conjugando lo íntimo y lo sobrio y apoyándose en letras sutiles y cuidadas, fuera de modelos, para crear el suyo propio, libre y contemporáneo. Cada uno de los trece cortes se ha compuesto en ciudades diferentes para formar un todo de mestizaje complejo e independiente. Espontáneo, Xoel define su proceso de composición como un impulso primitivo y salvaje, irremediablemente apaciguado por la razón, que consigue perfilar pasiones e instintos en formas sonoras deseadas. Su permanente movilidad vital agita sonidos y letras, arrastrándolos desde lo más dulce hasta la rabia más visceral, presente en temas como Todo lo que merezcas. Su inconformismo también se revela en no querer mantener una línea permanente y estática, todo ello unido al aire reivindicativo de sus temas, producto del desencanto de un artista que vive y se agita contra la realidad de su tiempo. Su deriva musical ha ido de lo concreto a la amplitud de la experimentación, viviendo la música como una constante investigación. Y es que Xoel se siente sin cadenas, con la seguridad de hacer aquello que de verdad le gusta y es así como su directo se convierte en un laboratorio para sus canciones.

“Cada concierto es un mundo porque no me gusta hacer el disco y repetirlo hasta la saciedad. Cambian los integrantes, los ritmos, los coros… Uno mismo va evolucionando y la gira también; es una cosa viva e inevitable.”

Y así fue el concierto de este sábado en Vigo, pura alquimia musical, parte magia, parte ciencia y parte intuición. Su inimitable timbre cristalino saca una parte combativa que había permanecido agazapada en anteriores trabajos con el sabor de la desazón como poso latente. Letras sanadoras por veces y letras de reconciliación con canciones en la lengua gallega como A Serea e o Mariñeiro, donde la fusión le lleva a un neofloklore entre cantares populares y ritmos africanos. Caracoles es otro de los temas que nos enamora, con una letra sugerente, recorriendo con palabras la belleza del cuerpo femenino

maxresdefault

Su cabello

Cientos de caracoles en un día de feria

Sus oídos

Un millón de canciones contra la soledad

De su frente

Brotan las ideas de un genio intranquilo

Sus cejas

Dos alegres paraguas contra la tempestad

Cuando todo se vuelve

Como un laberinto de mierda

Abre sus brazos

Como dos alas blancas y me hace volar

La sala de conciertos Caixanova le aclama y es que Xoel sabe abrazar al público, le regala temas improvisados y variaciones sobre algunos de sus éxitos, mientras recibe el aplauso incondicional al finalizar cada tema. Suenan cortes como Yo vi a un hombre desaparecer, Yo sólo quería que me llevaras a bailar, Un año más, Tierra, Buenos Aires, y casi dos horas de entrega total para escuchar un disco con olor a mar, a sal, a dulce, a asfalto, gris y azul, un diario sobre emociones y sonidos de un viajero que viaja libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s