cine, críticas de películas
Comments 2

El desafío: Zemeckis se olvida del cine

The-Walk-Robert-Zemeckis

El 7 de agosto de 1974, el día antes de que Richard Nixon anunciara su dimisión, Philippe Petit, un funámbulo francés, sorprendió a la ciudad de Nueva York con un paseo sobre un cable colocado entre las torres del casi terminado y parcialmente ocupado World Trade Center.

Cuarenta y un años después, Robert Zemeckis dirige la película sobre las vivencias del artista francés, reflejadas en su libro“To Reach the Clouds”, que adapta el propio Zemeckis junto a Christopher Browne, guionista primerizo. El director de Forrest Gump, Náufrago, Regreso al futuro, Polar Express o El vuelo, vuelve a valerse de la tecnología más avanzada puesta al servicio de la historia, que en esta ocasión cuenta con innovadoras técnicas fotorrealistas, además del IMAX 3D.

the-walk-gordon-levitt

Joseph Gordon-Levitt se pone en la piel de Philippe Petit, el hombre sin miedo.

Sinopsis: Doce personas han pisado la Luna, pero únicamente un hombre ha recorrido, o recorrerá jamás, el inmenso vacío que separaba las dos torres del World Trade Center. Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt), guiado por su mentor en la vida real, Papa Rudy (Ben Kingsley), y con la ayuda de una insólita banda de reclutas de distintos países, tendrán que superar obstáculos insalvables, traiciones, disensiones e innumerables situaciones comprometidas para concebir y ejecutar su disparatado plan.

El desafío presenta la misma historia que hizo que James Marsh se llevara el Oscar por el documental Man on Wire en 2009, con la diferencia de que Marsh supo utilizar la narrativa para lograr un resultado final potente, mientras que a Zemeckis sólo le interesa el provecho que puede sacarle a las imágenes para su particular espectáculo.

¿Hay espectáculo? Claro que lo hay, pero en menos de un tercio del metraje de la película. Sólo en la parte final. Y son dos horas. El resto está ahí porque tiene que estar, pero no hay tensión, ni fuerza, es un relleno insulso que sirve de excusa para llegar al World Trade Center. Es lo único a lo que Zemeckis le pone ganas, lo demás se lo cargó a Joseph Gordon-Levitt.

the-walk-le-bon-gordon-levitt

Charlotte Le Bon es la cara femenina del reparto.

Desde que se presenta el personaje en lo alto de la Estatua de la Libertad, la impresión es la de que hay algo que no funciona. Se le nota el disfraz, pero no por la caracterización, sino por cómo está escrito. Puede que sea completamente fiel al Philippe Petit real, el problema es que resulta demasiado artificial. Además, el derroche de energía en el trabajo de Gordon-Levitt contrasta con la ausencia de ella en el de Zemeckis, y ese desajuste al que más perjudica es al actor.

Como experiencia en IMAX muy bien, pero el cine tiene que ser algo más. Y para Zemeckis sólo hay dos protagonistas: las Torres Gemelas. La historia y los personajes no es que vayan en un segundo plano, es que son simples adornos. Visualmente tiene mérito, cinematográficamente no.

Anuncios

2 Comments

  1. Pingback: The Walk, o cómo desafiar al mundo con tu talento - El Color del Cine

  2. Pingback: Estrenos en crudo: Fassbender o Mario Casas, he ahí la cuestión | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s