cine, críticas de películas
Comment 1

‘Steve Jobs’: Sorkin y Fassbender nos dejan sin aliento

steve_jobs_pelicula

 

“If a fire causes a stampede to the unmarked exits it will have been well worth it for those who survive. For those who don’t, less so but still pretty good.”

Estas dos afirmaciones pronunciadas antes de una presentación por el personaje de Steve Jobs (y sí, tenemos que hablar del personaje y no de la persona) demuestra la clase de intensidad que impregna todo el filme. Intensidad que es absolutamente necesaria cuando hablamos de un guion de 190 páginas, el 90% de las cuales es diálogo y probablemente el 80% de esas frases recaiga enteramente en Michael Fassbender, que se las arregla para que resulte imperceptible al ojo humano todo el esfuerzo y concentración que debe de requerir enunciarlas con total fluidez y naturalidad.

2462_TPT_00020R_CROP.JPG

Michael Fassbender caracterizado como Steve Jobs.

Si tuviéramos que recordar una película con un guion parecido, quizás la única que se acerque sea La red social. Y es que sí, los diálogos de Steve Jobs llevan la marca Aaron Sorkin grabada a fuego: los intercambios entre los personajes se asemejan más a combates de boxeo en los que solo uno de los contendientes puede quedar en pie y el dato correcto lanzado en el momento adecuado puede ser el golpe definitivo para noquear al contrario. Una vez vista la película, es bastante sorprendente descubrir que la elaboración de este guion no fue idea de Sorkin, sino que le llegó por encargo del productor Scott Rudin (con el que ya había trabajado en La red social y Moneyball). Al aceptar el trabajo, el escritor supo desde el principio que no quería realizar el típico biopic, y terminó estableciendo una estructura que bien podría ser la de una obra de teatro: tres actos, tres escenarios y seis personajes. Así de simple, y así de complicado. Una vez terminada, era tarea del director y los actores erigir la película que brillaba en el papel.

danny_boyle_aaron_sorkin_steve_jobs

Danny Boyle y Aaron Sorkin en el set de ‘Steve Jobs’.

En lo que al director se refiere, no es de sorprender que en un primer momento tuvieran en mente a David Fincher, al fin y al cabo Sorkin y Fincher ya habían colaborado con éxito en La red social. Sin embargo, curiosamente el elegido final fue Danny Boyle. El realizador inglés no parece la opción más obvia para esta película, ya que suele estar acostumbrado a dirigir su propio material. Sin embargo, afirma que cuando leyó el guion sabía que tenía que hacer la película. En sus propias palabras: “Hay que hacer películas sobre estas personas porque son las que han dado forma a nuestro mundo”. Y Boyle ha dado forma a la película en ocasiones con pinceladas muy sutiles, y en otras con decisiones atrevidas que subrayan determinadas escenas visualmente y dan un ligero respiro al espectador.

Aunque no cabe duda que la pieza clave para hacer que funcione la cinta es el reparto de actores, y especialmente su protagonista. De Michael Fassbender, Danny Boyle ha afirmado en entrevistas que nunca tuvo un traspié en el set, nunca se olvidó de una sola frase y su único trabajo era asegurarse de grabarlo desde el ángulo correcto. “Todavía no sé cómo lo ha hecho. En serio, estuve todo el tiempo allí, lo presencié y lo edité y todavía no sé cómo lo ha hecho”, afirmaba el director.

michael_fassbender_steve_jobs

Al principio de esta crítica afirmábamos que teníamos que referirnos a la representación que se hace de Steve Jobs en la película como un personaje y no haríamos referencia a la persona real, puesto que nos parece correcto separar las dos cosas. No sabemos cómo era realmente Steve Jobs, pero Sorkin a través de Fassbender nos lo presenta como un hombre extremadamente inteligente, pero muy obsesivo, terco y maniático del control. Un hombre que tenía una visión muy clara en su cabeza y que exprimía a las personas de su alrededor para conseguir que se hiciera realidad, aunque sus amigos más cercanos le dijeran que tenía una distorsión de esa realidad. Un hombre que en la etapa final de su vida encontró una forma de redimirse a través de un acercamiento a su hija Lisa, cuya relación encarna el eje central de la película y cuya resolución quizás resulte algo repentina e idílica, pero que consigue dar clausura al conjunto de la obra. Sea esto verdad, falso o una verdad a medias, lo cierto es que Steve Jobs es un personaje enigmático del que bien se podrían hacer varios films (como ya se ha demostrado), aunque estamos seguros de que ningún otro intento conseguirá todo lo que ha conseguido este.

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: Fassbender y Sorkin nos felicitan el año nuevo | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s