festivales, festivales de cine
Dejar un comentario

Salón del Cine y las Series: Día 2

Segunda jornada del I Salón del Cine y las Series, jornada marcada por una afluencia de visitantes tal que hasta los organizadores se mostraban gratamente sorprendidos.

Del ecuador del Salón en No Submarines queremos destacar dos charlas, la primera y por orden cronológico, la de Toni de la Torre sobre la nueva entrega de Star Wars y la segunda, la de Sabrina Rodríguez sobre la Ciencia Ficción en el cine.

Abría la jornada Toni de la Torre, con la sala llena de más de 200 personas y todas ellas expectantes porque de la Torre comenzase su show y nos deleitase hablando y dejándonos hablar a nosotros sobre algo que nos encanta, Star Wars y J.J. Abrams.

Arrancaba la charla contextualizándonos a Abrams en el entorno en el que creció y se crió, presentándonos la teoría de la caja y cómo en el universo de Star Wars, él fue de esos privilegiados que las vio en el cine nada más estrenarse, lo atrapó y lo enamoró de tal forma que hasta en sus creaciones más realistas como Felicity aparece, con uno de sus protagonistas estando expectante por el inminente estreno de la Amenaza Fantasma; pobre, no sabía la que se le venía encima.

En resumen, la teoría de la caja viene a darnos la idea de la posibilidad infinita, del no saber qué va a pasar; Abrams nos atrapa, despierta nuestra curiosidad para que queramos seguir viendo, que queramos abrir la caja y ver que hay dentro. Esto aplicado al último episodio de Star Wars es “¿dónde está Luke?”.

Fijaos si Abrams juega con eso que incluso desde antes de estar terminada la película decidió quitar a Luke de los posters para que así empezásemos desde el minuto cero a elucubrar y preguntarnos dónde estaba y dando así lugar a toda clase de teorías locas como que Luke era Kylo Ren.

Toni de la Torre defiende a Abrams y su aportación a la saga frente a los que piensan que la película parece un remake de Una nueva esperanza y que sólo es un festival de la nostalgia. Defensa que hace desde el conocimiento que tiene de la forma de narrar del cineasta y no solo eso, sino del amor y respeto que siente hacia el universo que creó George Lucas.

toni_de_la_torre_salon_del_cine

Toni de la Torre en el Salón del Cine y las Series

A Abrams, según nos decía de la Torre, le pasó con la trilogía precuela lo que a muchos de nosotros, perdimos algo que la trilogía original nos había dado. Ese algo que perdimos es lo que quería recuperar Abrams y de ahí esa justificación del baño de nostalgia que nos da la película. El film está hecho desde el respeto y admiración a la saga original, devolviéndonos ese algo perdido, el no saber qué va a pasar, que cualquiera de nosotros puede encontrar el valor suficiente para ser un héroe (véase el personaje de Finn) y al fin y al cabo, devolviéndonos la esperanza de que a veces los buenos si que pueden ganar a los malos. Y eso, trasladado a la situación actual que vivimos, es muy importante.

Otro punto que enfatizó Toni es que Abrams no solo nos ha dado un baño de nostalgia, sino que nos ha transmitido su especial sentido de la narración, marcado por un fuerte sentido de empatía de mostrarnos que le pasa a “el otro”; ya lo hizo en Lost con Los Otros o en Star Treck con Khan. En El despertar de la Fuerza lo hace con Finn, ojo, un stormtrooper afroamericano. O, dándonos una protagonista femenina que por fin deja de ser la típica mujer frágil que necesita que la rescaten. En conclusión, Abrams nos ha devuelto la esperanza. 

Desde luego, desde No Submarines no podemos estar más de acuerdo con Toni de la Torre. Como gag y teniendo en cuenta que en las dos charlas que ha dado de la Torre y a las que ha acudido No Submarines, se ha quedado sin tiempo para finalizarlas, comenzamos a pensar que esa es la caja del crítico para que queramos más y nos enganchemos a sus coloquios.

Y de Toni de la Torre pasamos a Sabrina Rodriguez. Rodriguez hasta ahora ha dado la charla más divulgativa de las que hemos asistido, cosa que nos parece perfecta ya que hay mucho desconocimiento aún de lo que es la ciencia ficción y los tipos que hay.

virginia-rodriguez-salon-del-cine

Virginia Rodríguez en el Salón del Cine y las Series

A grandes rasgos, resumiremos lo que nos decía Virginia afirmando que la ciencia ficción es un género especulativo que narra hechos posibles desarrollados en un marco imaginativo cuya veracidad se fundamenta en los campos de las ciencias físicas, naturales y sociales. Y, precisamente, que su verosimilitud se fundamente en esos campos científicos es lo que hace que se diferencie del género fantástico. En la ciencia ficción siempre se parte de un hecho científico y en el fantástico de un fenómeno paranormal. Sirvan como ejemplo Frankestein de Mary Shelley (el punto de partida es que en el s.XIX los científicos estaban convencidos de que a través de la electricidad podían resucitar a los muertos) y el Drácula de Bram Stoker (Drácula es un muerto viviente y no se nos da ninguna explicación científica de por qué, solo motivos paranormales).

Una vez definida la ciencia ficción pasamos a los tipos que hay, sintetizándolo mucho, Rodriguez englobaba la ciencia ficción en dos clases, la dura: si el punto de verosimilitud se fundamenta en las ciencias físicas y de la naturaleza (2001, Interstellar) o blanda si el punto de verosimilitud se fundamenta en las ciencias sociales, dando lugar a tramas sobre sociedades distópicas y de alto contenido de crítica social (Mad Max, Iron Man, Matrix, High Rise).

Dicho esto, Virginia nos explicó como la ciencia ficción ha estado presente en el cine desde que el cine existe como tal, remontándonos a 1902 con las creaciones de Méliès. Películas que a día hoy, e incluso con sus efectos especiales naif, nos parecen auténticas obras de arte y en las que podemos palpar el mimo con el que se realizaban los decorados y efectos. Partiendo desde los orígenes del cine Rodriguez nos llevó de viaje, un viaje en el tiempo repasando cada etapa del cine de ciencia ficción hasta nuestros días.

Así vemos dos joyas de finales de los años 20 del siglo pasado como son Aelita (1924, Yákov Protazánov) película en la que por primera vez aparecen los viajes por el espacio y Metropolis (1927, Frtiz Lang) film en el que por primera vez aparece un robot antropomórfico. De ahí, nos vamos a las décadas de los 40 y los 50 donde se ponen de moda las revistas pulp, moda que se ve trasladada al cine en forma de folletines a cual más loco. Llegan los 50 y con el la Guerra Fría dando obras maestras como Ultimatum a la Tierra (ojo la de 1951 dirigida por Robert Wise, no la aberración protagonizada por Travolta) en la que nos advertían de los peligros del comunismo. Llegarón los 60 y con ellos las protestas en favor de los derechos civiles, esto influye en la ciencia ficción dando lugar a obras más sesudas y de contenido intelectual como 2001 (1968, Stanley Kubrick), Farenheit 451 (1966, François Truffaut) o El Planeta de los simios (1968, Franklin Schaffner).

1969, llega el hombre la tierra y esto hace que haya un boom por la ciencia ficción y el público se interese más por este tipo de género, es la época de Solaris (1972, Andréi Tarkovski), THX 1138 (1971, George Lucas), La naranja mecánica (1975, Stanley Kubrick), Westworld (1973, Michael Crichton) y El dormilón (1973, Woody Allen).

Agarraós que vienen curvas, llegan los estrenos de Tiburón (1975, Spielberg) y Star Wars (1977, George Lucas), dos películas que hicieron que cambiese el cine para siempre, dando lugar a un cine palomitero, pero que no trate al espectador como un ser sin gusto y con cero capacidad intelectual. El blockbuster había llegado y la época del box-office también. En 1977 se estrena Encuentros en la tercera fase (Steven Spielberg), primera película en la que no se nos presente a los extraterrestres como seres malignos y con ansias de destrucción, sino como seres totalmente benévolos.

Y luego llegan los 80 y la época de Blade Runner (1982, Ridley Scott), ET (1982, Steven Spielberg) y Regreso al Futuro (1985, Robert Zemeckis). Aquí Viriginia quiso señalar que Blade Runner es el clásico que es ahora gracias a su distribución en vhs y dvds ya que se dio un batacazo en taquilla. Finales de los 80 y entramos en la época oscura, del miedo al avance tecnológico dando a luz el llamado ciberpunk; ejemplos que vemos en Terminator (1985, James Cameron), Desafío Total (1990, Paul Verhoeven), Akira (1988, Katsuhiro Ōtomo), la muy destacable Días extraños (1995, Kathryn Bigelow) y Matrix (1999, Lana y Andy Wachowski).

Y de ahí, esta época oscura, llegamos a nuestros días en los que los grandes estudios llevados por ese ansia de destrozar las recaudaciones de taquilla se han sumido en una vorágine de secuelas, precuelas, remakes y reboots. Cosa que no está mal siempre que sean productos de calidad.

Rodríguez afirmó que actualmente y salvo excepciones, la mejor ciencia ficción se está haciendo en la escena indie. Así encontramos obras maestras como Man form Earth (2007, Richard Schenkman), Sound of my voice (2012, Zal batmanglij) o las más que interesantes Coherence (2013, James Ward Byrkit), Orígenes (2014, Mike Cahill) y más recientemente con nominaciones a los Oscars incluidas, Ex-Machina (2015, Alex Garland).

Sabrina Rodríguez, parafraseando a tío Ben de Spiderman nos decía que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. ¿Qué nos quería decir con esto?, que el futuro de la ciencia ficción está en nuestras manos, en las manos de los que vamos al cine y con nuestra entrada votamos qué queremos seguir viendo y qué se siga haciendo. Así que, démosle una oportunidad a esas otras películas más indies para que haya más variedad y sobre todo, más calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s