festivales, festivales de cine
Dejar un comentario

¿Por qué es necesaria una II Edición del Salón del Cine y las Series?

salon-del-cine-y-las-series-cartel

Siempre es un auténtico placer para todo amante del cine y las series que en su ciudad se lleven a cabo eventos relacionados con el mundo audiovisual. Este fin de semana era el turno de Barcelona y, concretamente, del recinto ferial de La Farga de L’Hospitalet, que abría sus puertas de par en par el pasado viernes para acoger al que sin duda ha sido el evento cinematográfico-seriéfilo del fin de semana. Más de 75 expositores, entre productoras, escuelas de cine, empresas de caracterización, distribuidoras, asociaciones y tiendas especializadas en gadgets de películas y series se han dado cita este fin de semana para deleite de los aficionados al séptimo arte.

Y ¡qué deleite! Ni más ni menos que 20.000 visitantes (superando todas las expectativas) han puesto sus pies, manos y ojos en la nave del recinto donde tenía lugar el evento. ¿Para qué mentirnos? las cifras hablan por sí solas y esperamos que sean indicativo indiscutible de una segunda edición del Salón, pero es necesario que os digamos las razones por las que creemos que el Salón del Cine y las Series de Barcelona merece tener una segunda edición.

EXPOSICIONES Y ACTIVIDADES

Entre las propuestas que ofrecía el salón han destacado sin ninguna duda las exposiciones de Star Wars, James Bond e Indiana Jones. Todas ellas, aunque modestas, han supuesto un gran reclamo para los amantes de las sagas. Más de un emocionado se dejó caer por los stands de figuras de Star Wars, por el espacio de trajes y por las vitrinas de figuras icónicas de estas películas. Y para figura icónica: el Trono de Hierro y su cola… una cola bastante considerable de fans esperando a poner sus posaderas en el preciado asiento.

IMG_20160129_133123268_HDR

Exposición de Indiana Jones en el Salón del Cine y las Series

También los amantes de lo retro tuvieron su representación en el salón: la muestra “Papel, tinta y acción, revistas de cine desde 1910, y “Luz, modernidad y rebeldía” de Fotogramas daban fe de ello. Además, varias vitrinas de cristal guardaban figuras del juego de construcción más famoso de todos los tiempos, LEGOs en forma de El señor de los anillos, Batman, Apolo 13, Harry Potter o Star Wars. Esperamos encarecidamente que la segunda edición el festival cuente con un espacio que doble en metros cuadrados a los 8.500 de esta primera edición y que se dupliquen estas exposiciones en tamaño, aunque solo sea para poner los dientes largos al personal.

CHARLAS Y COLOQUIOS

No han faltado las conferencias los tres días de salón, con la presencia de críticos como Toni de la Torre, que presentó su libro sobre J.J Abrams y la posibilidad infinita y de directores como José Corbacho y Juan Cruz, (padrinos del salón, por otra parte). Las tres salas del recinto (Auditori, Kelonik y Plató) colgaban el lleno absoluto en varias de las mesas redondas a causa de la increíble afluencia de público interesado en charlar o escuchar hablar a los diferentes actores, escritores o guionistas de renombre encargados de llevar a cabo las conferencias.

toni-de-la-torre-salon-del-cine

Charla de Toni de la Torre en el Salón del Cine y las Series

De entre todas las charlas programadas para los tres días, se dieron citas temáticas distintas. Pudimos asistir a la charla acerca de la creación de efectos y ‘concep art’ para cine llevada a cabo por los creadores de INVICTUS DESIGNS, Víctor Marin y Sergio Sandoval, donde descubríamos la importancia en las conversaciones productor-artista, los periodos de entrega de los concept, y la espectacularidad que reside en obras como Star Wars Ep. VII o Jurassic Park, ambas películas que saben aunar a la perfección los efectos vintage y la más absoluta novedad.

Pero no solo de creadores de efectos fue la cosa, también de pensadores. Y como el que más, Kubrick y su mundo simétricamente perfecto que nos descubrió Lluís Laborda en la presentación de su libro Kubrick en el laberinto, en lo que tiene pinta de ser un entretenidísimo ensayo acerca de la fascinación del cineasta por acudir a códigos de lenguaje anacrónicos y de su pasión por la fotografía, lo que le llevó a componer obsesivamente los planos de sus películas de manera simétrica y estudiada.

MÚSICA Y DOBLAJE

Como salón del cine, a nadie le hubiera cabido en la cabeza que se hubieran quedado fuera la música y el doblaje. No fue así. Y menos mal, porque fueron estos los ámbitos que posiblemente más dieron que hablar durante el fin de semana. Respecto al primero, tuvimos la inestimable oportunidad de asistir a una de las charlas que colgaron el cartel de “asientos agotados”. En la mesa redonda de la Orquesta Sinfónica del Vallés, muchas películas se dieron cita, aunque con Tiburón, Star Wars y el compositor John Williams como estandarte, los ponentes nos acercaron algunas preguntas interesantes: ¿es mejor una banda sonora perceptible o no perceptible?, ¿es mejor una película cuya banda sonora es manipuladora?, ¿ en qué manera funciona hacer a un personaje dueño de una música icónica e identificativa?, ¿qué va antes la música o la escena? De la entretenidísima charla sacamos varias cosas en claro, entre las que sin duda destacamos la frase “si lo que estás escribiendo lo puede decir la música, no lo escribas”.

IMG_20160131_183346436.jpg

Charla sobre doblaje en el Salón del Cine y las Series

No podemos estar más de acuerdo. Sin duda, un score es tan cine como la propia película. Pero también una voz puede ser puro cine y de eso nos dimos cuenta en la única charla que ha tenido que repetirse por la mastodóntica afluencia de público el primer día que tuvo lugar: la charla sobre doblaje, impartida por los artistas de la voz Jordi Brau, Oscar Barberán y Luis Posada. Ellos tres, fundadores de los Estudios Polford, ponen algunas de las voces de actores que posiblemente más veces hayamos escuchado en castellano: Tom Hanks, Robin Williams, Woody –Toy Story-, Ben Stiller, Jim Carrey o el mismísimo Jhonny Depp.

Comenzaban su particular show con una clase visual-auditiva sobre los orígenes del doblaje para luego dejar paso a lo que de verdad les gusta (y se nota): dar voz a los personajes más variopintos e histriónicos del cine.

Algunos de los asistentes a la charla pudieron incluso participar en la clase práctica de doblaje y, damos fe, todos nos lo pasamos tremendamente bien. Quizá no tanto por tener allí mismo a Forrest Gump o a Jack Sparrow… más bien por el amor profundo que destilan estos tres hombres y, sobre todo, por lo que se nota que aman su profesión. Y es que no hay nada más bonito que amar lo que vas a tener que hacer durante más de la mitad de tu vida.

De momento nos conformamos con que se produzca una segunda edición del Salón del Cine y las Series y que, por favor, no se olviden de volver a traer a estos tres artistas del doblaje como la copa de un pino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s