cine, críticas de películas
Dejar un comentario

‘El renacido’: Iñárritu y el salvajismo

the-revenant

 “On est tous des sauvages

Sinopsis

Año 1823. En las profundidades de la América salvaje, el explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles. Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Con la fuerza de voluntad como su única arma, Glass deberá enfrentarse a un territorio hostil, a un invierno brutal y a la guerra constante entre las tribus de nativos americanos, en una búsqueda implacable para conseguir vengarse.

Crítica

Mark L. Smith empezó a escribir la adaptación del libro The Revenant de Michael Punke en 2007, por encargo de los productores de la película. No tomó en realidad mucho material de la novela,  ya que la historia de Glass pertenece ya al folklore americano, y encontró muchos otros elementos en el resto de su investigación que le servirían de inspiración para dar forma al guion. Ese guion pasó por las manos de varios directores y se hicieron varios borradores, pero Smith ha afirmado en varias entrevistas que cuando Alejandro González Iñárritu se unió el proyecto, el texto se vio mejorado en gran medida debido a que el director mexicano supo dotar a la historia de espiritualidad y también, añadió una nueva línea narrativa protagonizada por los nativos americanos. Por lo tanto, El renacido ya no era solo la historia de Glass y su gran venganza, sino que abarcaba mucho más.

revenant-gallery-14-gallery-image

Se podría decir que buena parte de El renacido es una película muda. Siguiendo a Glass en su solitaria aventura, solo nos queda Leonardo DiCaprio y su interpretación para que nos transmita qué está pasando por la cabeza de este hombre. Y es ahí cuando DiCaprio brilla más. Está claro que en manos de un intérprete mediocre, este papel podría haberse visto reducido a nada. Y es de la nada de donde DiCaprio obtiene todo lo que tiene que revelarnos y lo proyecta hacia el espectador de forma sutil e increíblemente clara a la vez.

Sin embargo, al ser una película tan falta de diálogo que dura dos horas y media, en ciertas ocasiones es difícil rendirse al ritmo lento y pausado al que nos doblega Iñárritu. Está claro que a él poco le importa cómo evoluciona el arco narrativo. A él le interesan los momentos de espiritualidad y los momentos de reflexión y a nosotros, también. Esas secuencias en las que Iñárritu hace magia con el cine son lo que hacen la película interesante, si no, se quedaría en una mera historia de venganza que se podría haber contado en media hora.

revenant-gallery-01a-gallery-image

El propio Leonardo DiCaprio ha afirmado en una entrevista para Fotogramas que en esta película el director mexicano ha conseguido aunar la dirección de David Lean, Akira Kurosawa y Andrei Tarkovski. Muchos han dicho que más que homenajear a Tarkovski, se ha limitado a copiar sus recursos. Aunque nosotros diferimos, ya que lo mismo se podría decir entonces por ejemplo de Tarantino y sus influencias de directores asiáticos como John Woo. Pero no podemos hablar de El renacido sin destacar su fotografía. Iñárritu y Emmanuel Lubezki (conocido como “Chivo”) son ya un binomio inseparable. Chivo ya tiene dos Oscars a la Mejor Fotografía en su haber por Gravity y Birdman y en esta cinta se supera aún más usando solo la luz natural que le ofrecía el entorno. Esto implicaba ensayar todo de antemano y reducir el tiempo de rodaje a una hora y media, lo cual hace resaltar tanto la labor de Chivo como la de los actores.

Iñárritu ha declarado que cuando empezó a investigar sobre la época en la que tiene lugar la cinta, mucho antes del Salvaje Oeste y la Fiebre del Oro, le interesó mucho el hecho de que en América hubiese una mezcolanza de culturas tan grande: canadienses, ingleses, españoles, nativos americanos y americanos subsistían en condiciones atmosféricas extremas en un territorio en el que reinaba la ley del más fuerte. Muchos de ellos, además, provenían de familias pobres y eran totalmente analfabetos. Era la tormenta perfecta para provocar choques entre culturas, comportamientos increíblemente violentos y lo que algunos llamarían actos de salvajismo. Por lo tanto, Iñárritu vio en esto un escenario idóneo para realizar un comentario no sobre un hombre, sino sobre la humanidad.

revenant-gallery-22-gallery-image

El hilo conductor de la película es la búsqueda de venganza por parte de Hugh Glass después de que maten a su hijo, sí, pero también se nos presenta a un jefe indio que arrasa con todo lo que ve en busca de su hija Powaqa, a la que han secuestrado. El amor paterno-filial es lo que mueve y une a estos dos hombres que en el resto de aspectos son totalmente distintos. Un amor que incluso se representa en la naturaleza con un oso que aplasta a nuestro protagonista para proteger a sus dos cachorros. “Todos somos animales”, parece que nos quiere decir Iñárritu, y todos nos movemos por los mismos instintos primarios. “On est tous des sauvages”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s