Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

Jim Jones y el rock que nunca muere en Madrid

Jim Jones & The Righteous Mind nos dejó el domingo por la noche una sesión de puro rock en la sala El Sol en Madrid para presentar Alcedice, su nuevo EP.

Comenzaron ya desde el primer momento con mucha fuerza. Teníamos en el escenario dos guitarras, un bajo, una batería y un teclado llevados por el líder de la banda junto a David Page, Gavin Jay, Phil Martini, Joe Glossop. Todos dando lo mejor de sí, los instrumentos se unían para sacar toda la garra que pueden dar, y Jim Jones comenzaba a cantar con su voz oscura y potente, siempre activando al público e instándole a bailar. Tanto él como sus compañeros de grupo se acercaban al público tanto que los espectadores tenían que echarse hacia atrás invadidos por mástiles de guitarras y pies de micrófonos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En las siguientes canciones tocó el turno del batería de lucirse. Moviendo la cabeza de arriba abajo y de un lado a otro, las baquetas no paraban de golpear los ritmos fuertemente. Tocando Hold Up su protagonismo aumentó hasta llegar a ser el instrumento clave de la canción, tan solo acompañado por unas maracas con las que el propio Jones seguía el ritmo. El resto del grupo tocaba las palmas y hacía los coros en una canción divertida y original con la voz del británico sonando por todo lo alto.

A la vuelta del pequeño descanso, volvieron a arrancar a todo el público invitándole a cantar parte de la canción, dividiendo a la audiencia en dos y haciéndoles gritar para acompañarles. El público cantaba y bailaba y seguía el ritmo disfrutando de la inyección de rock directa en vena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya llegando a su fin, bajamos el ritmo para escuchar 100 Miles from the Sure con la que recuperamos el voodoo anterior y volvimos a oír sonidos psicodélicos acompañados de toques hawaianos incorporados por el slide de la guitarra horizontal. Y cómo no, querían terminar a lo grande, sacando su versión más punk y garage llamando al público a gritar “fuck the power”. Con los dedos medios arriba y vociferando “que le jodan al poder” Jim Jones y su banda comenzaron cerrar el concierto y con ello, los últimos gritos y solos salían del escenario.

Una noche llena de puro rock que nos muestra cómo es cierto eso de que los viejos rockeros nunca mueren y, sobre todo, tampoco el viejo rock.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s