Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

El corazón de La Habitación Roja late con fuerza en Madrid

La habitación Roja

Con todas las entradas vendidas y un día antes de la publicación de su nuevo trabajo, Sagrado Corazón, La Habitación Roja llegó el pasado jueves a la madrileña sala Joy Eslava con las pilas bien cargadas y con la arriesgada apuesta de presentar sus nuevos temas antes de que pudieran ver la luz oficialmente.  

Los valencianos comenzaron el concierto tocando L´Albufera, canción que también abre su nuevo disco, y con cierto aire de añoranza consiguieron trasladarnos a la costa mediterránea. Se trata de una canción que recuerda a los primeros discos de la banda. El inconfundible sello de La Habitación Roja está muy presente en esta melodía. En directo la canción suena con contundencia y muy probablemente el tema se convertirá en uno de los próximos hits del grupo.

La Habitación Roja

Tras esta introducción la banda nos proponía aprovechar la vida al máximo a través de las demoledoras estrofas de La vida es muy corta. Los artistas siguieron guiándonos entre la colección de composiciones de Sagrado Corazón y con un halo de melancolía los sonidos de Sombras en la oscuridad invadieron la sala de entusiasmo y positivismo. Seguidamente los acordes de Al querer hicieron acto de presencia. Al querer es una canción cuyo título hace referencia a una expresión típica de Valencia que viene a decir que todo es perfecto. Y realmente poco a poco íbamos descubriendo las inéditas creaciones de este nuevo disco y sentíamos cómo esta valiente velada musical avanzaba a la perfección. Los ritmos setenteros de Al querer envolvieron a los espectadores por completo y ya atrapados en sus melódicas redes sus letras nos invitaban a aceptar el papel que a cada uno nos ha tocado representar en este mundo incierto.

La habitación roja

Los músicos tocaron todos los cortes de su nuevo CD en primicia a lo largo de la noche. “Volveremos a este mismo lugar dentro de unos seis meses. Entonces ya os habréis estudiado las nuevas canciones y tocaremos las que más os hayan gustado”, prometía Jorge.

Los conciertos de La Habitación Roja suelen ser sesiones musicales compuestas por canciones que ya son himnos del pop nacional y el público suele corear todos los temas que aparecen en este espectáculo sonoro. Por esta razón, resultaba novedoso observar cómo los presentes permanecían expectantes y cómo esta vez escuchaban con mayor atención las composiciones que aún no conocían. Pero auguramos que esta insólita situación durará poco. Seguramente los fieles seguidores de la banda no tardarán mucho en memorizar y cantar las nuevas melodías a pleno pulmón.

La habitación Roja

A continuación llegó el momento de intercalar algunos de sus temas más clásicos. De esta forma sonaron Febrero, La segunda oportunidad y Taxi a Venus. Y con estas grandes canciones La Habitación roja se metía definitivamente a los asistentes en el bolsillo.

“Esta canción se la dedicamos a los más jóvenes y a todos los que han hecho posible que los menores puedan entrar en las salas de conciertos. Gracias a ellos mis hijas han podido venir a verme tocar hoy”. Así presentaba Jorge You gotta be cool. Hay que decir que en esta canción los valencianos se divierten jugando a ser otros. Los músicos se transforman en este tema. Su registro y su estilo habitual cambian con el objetivo de hacer algo totalmente distinto a lo que nos tienen acostumbrados. Y fruto de este original juego nace una canción fresca y veraniega que no deja a nadie indiferente.

Siguiendo con la presentación del nuevo material sonaron Volverás a brillar, 24 de marzo y Nuestro momento. Especialmente emocionante fue la interpretación de 24 de marzo y con el sublime homenaje al pop español del que hace gala esta composición disfrutamos a lo grande.

La Habitación Roja

Pero todavía nos esperaban algunos épicos instantes a la vuelta de la esquina. Voy a hacerte recordar, La moneda en el aire, De cine e Indestructibles despertaron la euforia colectiva y sirvieron de anticipo para la trepidante recta final de esta magnífica cita musical.

Ya en los bises el grupo interpretó las dos últimas canciones de Sagrado Corazón que faltaban por mostrar: Ahora todo es posible y La deriva continental. Y para terminar el directo por todo lo alto los músicos tocaron Si tú te vas, El eje del mal y Ayer. Durante esta última canción Jorge no pudo resistirse y bajó a la pista para bailar y cantar junto a los presentes. Además, el cantante fue levantado por varias personas y sobrevoló literalmente las cabezas de la audiencia. Durante este vuelo Jorge cayó desde lo alto y se golpeó contra el suelo. Afortunadamente se puso en pie rápidamente y siguió recorriendo la sala elevándose sobre los brazos de la gente sin mayores consecuencias. “¡Casi me matáis, cabrones!”, bromeaba el vocalista poco después. Un final apoteósico para una apasionante noche en la que la música de La Habitación Roja volvió a brillar con más fuerza si cabe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s