Artículos, música
Dejar un comentario

Sex Pistols, los niños malos del punk

“Un tipo se me acerca y me pregunta qué es el punk. Pego una patada a un cubo de basura y le digo que eso es punk. Él pega una patada al cubo de al lado y me dice: ‘¿Esto es punk?’. Yo le contesto que no, que eso es seguir una moda.

(BJ -Greenday)

Este año se cumplen 40 años del nacimiento del punk y 37 de la muerte o quién sabe si suicidio, de Sid Vicious, bajista de los Sex Pistols. Ningún grupo ni ningún artista en el mundo del rock, han tenido una influencia tan grande en tan poco tiempo como ellos. Inmortalizaron el lema “No hay futuro, pero paradójicamente no han dejado de inspirar a nuevas generaciones de músicos y oyentes.

El 6 de noviembre de 1976 fue la fecha de su primer concierto y el 19 de enero de 1978 anunciaron su separación. Entre tanto, el todo y la nada. Incendiaron la escena musical, devastaron con intencionado salvajismo todo lo existente y alimentaron a una bestia que escupía nuevos sonidos, haciendo tambalear la historia del rock.

sex-pistols-london

¿Cómo comenzaron? Cuatro jovencísimos chicos, sin tener ni puta idea de música se unieron sólo por que sentían que necesitaban expresar su malestar artístico y vital. Entenderlos es situarse a mediados de 1976. En un contexto social donde la recesión económica que había afectado a Europa, se volvía particularmente dura en Gran Bretaña, aparece el punk para cuestionarse todo. Nuevas generaciones que se sentían cada vez más lejos de los valores tradicionales y una música que no representaba el espíritu de una generación, que se sentía desencantada, rebelde y libre.

Radicalmente anárquicos y anti militares, despreciando las modas, lo establecido y la siempre perversa manipulación mediática, detrás del punk hay toda una filosofía. ¿Sus dogmas de fe? La policía, la religión y los gobiernos son considerados peligrosos para la sociedad. La autoridad conduce siempre a la corrupción y al abuso. No al consumismo. No a dejarse engañar y sí a pensar por sí mismos. Nihilismo. Liberarse de la opresión y de la autoridad establecida. Libertad e igualdad.

sex pistols

Y naturalmente, como no podía ser de otro modo la música participó en esta revolución. Los nuevos grupos emergentes querían retomar la simplicidad de los inicios del rock y lo hacían de manera brutal, escandalosa y sin tapujos. Poco virtuosismo, canciones rápidas, secas, gritos de desesperación, gargantas encendidas, rabia y protesta para dejar paso a un nuevo rock al que bautizaron punk y que no fue más que en realidad un grito de alarma. Los jóvenes instrumento en mano, utilizaban un nuevo canal de expresión para mostrar el descontento hacia lo que consideraban una sociedad de mentalidad estrecha y represora.

Y como siempre todo movimiento necesita un promotor, una rara avis de mente lúcida y espíritu precursor que es capaz de canalizar el talento por el cauce correcto. Esta vez el genio tenía nombre y el pelo de color zanahoria. Malcom McLaren, fue uno de los más grandes visionarios que la música actual ha conocido. Él tuvo parte y arte en este fenómeno llamado Sex Pistols. Malcom siempre había jugado un papel activo en la movida londinense y su boutique de King’s Road era el lugar de encuentro de los jóvenes que más tarde harían estallar el movimiento punk. Visionario sin bola de cristal, creó la iconografía estética del punk. Chapas, cadenas, imperdibles y sus ya famosas camisetas desgarradas, dieron forma a  un estilo trasgresor y único.

mclaren-v-sign_1612768i

“Es bueno ser malo y es malo ser bueno”- le repetía su abuela y Malcom lo llevó a la práctica. Con el pelo verde y una camiseta del grupo Pink Floyd sobre la que había escrito “I hate” conoció a Jhon Lyndon y ahí empezó todo. Los Sex Pistols no sabían tocar al principio, pero eso realmente no importó. Para construir su imagen, eligieron temas de The Who y The Small Faces, tocados a su manera, es decir, jodidamente mal.

El 6 de noviembre de 1975 realizaron su primer concierto en el St. Martin College of Art, que duró pocos minutos debido a los abucheos de un público estupefacto ante el espectáculo y a esa primera exhibición les siguieron muchas otras que la prensa describió como “esto no es música, esto es el caos.”

Junto con The Clash, The Damned y The Buzzcoks, The Sex Pistols echaban leña a unos jóvenes que les esperaban cerilla en mano, elaborando un repertorio simple pero más que eficaz. En octubre de 1976 el grupo logró firmar un contrato discográfico con EMI y pocas semanas después, The Sex Pistols hicieron su debut discográfico con el single Anarchy in the UK, un manifiesto, que se convirtió en un clásico de sus conciertos y en la banda sonora perfecta que el movimiento punk necesitaba.

sex-pistols6

Demasiada testosterona descontrolada junta provocó tensiones en el grupo. Glen Matlock, a quien muchos consideraban el cerebro musical del grupo, había sido alejado porque, como se dijo, “quería transformar a The Sex Pistols en los nuevos Beatles“. Fue entonces sustituido por un joven llamado John Beverly. Nacido el 10 de mayo de 1957, Sid Vicious entró a formar parte de la leyenda.

McLaren consiguió un nuevo contrato para grabar God Save the Queen el particularísimo homenaje del grupo a la reina, quien precisamente en el verano de 1977 celebraba su jubileo. El disco llegó al segundo puesto de las listas de éxitos a pesar de los duros ataques de los medios de comunicación, que juzgaron de blasfema la canción.

Nada pudo hacer el sistema y eso que lo intentaron. The Sex Pistols ya eran famosísimos. Sus posturas eran copiadas, sus cabellos de punta se pusieron de moda, sus canciones saltaron las fronteras británicas para convertirse en el punto de referencia de otros jóvenes de toda Europa. Eran un fenómeno mediático pesara a quien pesara.

sexpistols

En julio de 1977 apareció su tercer single, Pretty Vacant que escaló rápidamente las listas de éxitos y pocos meses después, Holidays in the sun, tuvo el mismo resultado. Mientras tanto, peleas constantes, hurtos, drogas, sexo, audiencias indignadas y manifestaciones de asociaciones ultra-religiosas. Todo y más tuvo cabida. Sus recitales eran caóticos, provocadores, tumultuosos, irreverentes y con algún que otro momento esperpéntico con un público que voluntariamente participaba en su juego. Mientras la fama del grupo crecía, sus presentaciones eran canceladas o censuradas y la publicidad negativa terminó dándoles más notoriedad, haciendo crecer el mito.

En 1978 The Sex Pistols llegaron a América para ofrecer una gira que sólo duraría catorce días. Era un 14 de enero, en el escenario del Wintherland, The Sex Pistols ofrecieron el último concierto de su historia. “¿Alguna vez has sentido que te han traicionado?” dijo Rotten antes de despedirse en el escenario. Al día siguiente Lyndon abandonó el grupo. Ese fue el final.

En otoño de 1978 Sid se trasladó con su compañera Nancy a Nueva York, al famoso Chelsea Hotel. Pocas semanas después, fue hallada con un cuchillo clavado y las sospechas recayeron en Sid Vicious, que fue detenido. En la cárcel intentó suicidarse cortándose las venas con los fragmentos de una bombilla; una vez pagada la fianza y recobrada la libertad, murió por sobredosis el 2 de febrero de 1979.

Ellos eran Sex Pistols. Sólo publicaron un álbum y desaparecieron antes de someterse a aquello que tanto odiaban, el orden, las normas y la disciplina.

sexpistols2

Después, nada volvería a ser como antes en el mundo de la música. Llevaron al punk rock en Gran Bretaña a su máxima expresión y el ruido llegó a todas partes donde hubiera un escenario en el que tocar. Pusieron patas arriba la anquilosada escena musical llena de brillos y dólares. Llegaron para poner música a las protestas de la juventud con pesimismo, ironía y provocación y se quedaron para siempre.

El gran público ignorante no sabe porqué estamos en la banda. Es porque estamos aburridos de toda esa vieja porquería. Como debería estarlo cualquier humano decente.” (Johnny Rotten)

Ya han transcurrido cuatro décadas desde que apareciera en el mercado discográfico británico el famoso Anarchy in the UK. Lo importante es que por suerte lo autentico siempre trasciende. Para los jóvenes de hoy de cuarenta y tantos, que peinan canas y visten traje por el día y se colocan pantalones ajustados y piercing por la noche, el punk fue y será una verdadera revolución musical, que creció reivindicando la ira como motor para cambiar, construir y seguir adelante.

sex pistols10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s