críticas de discos, música
Comments 2

Recordando un disco imprescindible, Loveless de MBV

My Bloody Valentine fue el nombre elegido para el grupo. Kevin Shields, Colm Ó Cíosóig, Debbie Googe y Bilinda Butcher le dieron cuerpo y alma. Formado en 1983 en Dublín, influenciados por el post-punk, el rock experimental y alternativo de bandas como Sonic Youth, permanecerán para siempre como una leyenda del rock independiente, creando un sonido único y personal, el shoegazing.

En el año 1988 una vez establecidos en Londres, la prensa especializada comenzó a hablar de ellos tras la publicación de Isn’t Anything, pero fue en 1991 después de varios trabajos previos, cuando estarían listos para lanzar uno de los discos más significativos de la música independiente de todos los tiempos.

La creación de Loveless, no fue como la de un disco más. Se gastaron 200.000 libras y la perfección que ambicionaba lograr Shields en su sonido, les sometió a tal desgaste que provocó la posterior separación del grupo. Fue la obra maestra de un grupo que tardó dos años en el estudio de grabación, para desaparecer en menos de uno tras la salida del disco. ¿El precio de este trabajo? Sin duda demasiado alto. A cambio 48 minutos y 36 segundos de una música perfecta.

MBV7

Llegaron con un nuevo sonido, repleto de guitarras ruidosas y etéreas, con implacable densidad sonora, multitud de efectos y capas y con una forma muy particular de tocar. Lo hacían con introspección, mirándose los zapatos, debido a los múltiples pedales de distorsión y esto bautizó su estilo. Creadores de melodías de intrínseca calidad con voces femeninas y frágiles e introduciendo la sensibilidad de la sonoridad del pop, abrieron el camino a todo un panorama de posibilidades experimentales, abriendo un nuevo camino completamente inimitable.

En 1991 cuando Loveless fue editado, su sonido marcaría la diferencia que había a uno y otro lado del Atlántico. Mientras en EE.UU. el grunge se apoderaba de los escenarios con un disco clave como fue el Nevermind de Nirvana, en el Reino Unido el shoegaze, con nombres como Ride, Slowdive y los propios My Bloody Valentine, creaban el suyo propio.

Loveless fue más que un disco. Era y es un concepto en sí mismo. La portada mostraba una guitarra como elemento principal de la composición y algunos “espectros” de otras guitarras en imágenes superpuestas y muy difusas. Sin duda era la perfecta metáfora de su personal sonido, envolviendo bajo el mismo formato múltiples capas de guitarras y efectos.

MBV11

Melodía y distorsión son las claves para entender este disco. La música es lo más importante, incluso sobre quienes la interpretan. La ausencia de fotos de los integrantes de la banda en el artwork del álbum no es casual. Músicos que ocupan la posición de un instrumento más, con el objetivo único de construir la música perfecta. Todo en este disco forma parte de un todo minucioso y elaborado hasta la desesperación. Trabajo, trabajo y más trabajo, hasta rozar la esquizofrenia Las transiciones entre temas suceden de modo difuso, provocando sensación de continuidad a lo largo de la totalidad de la grabación. La voz se convierte en un instrumento más, no permitiendo que las palabras sobresalgan sobre las capas de guitarras, voz que en ocasiones era sampleada y reutilizada dentro de una misma canción con matices oníricos y sensuales. Las letras por su parte se envuelven dentro de un aura de misterio y no son fácilmente distinguibles. Temas que se construyen sobre una sencilla base de batería y unos lánguidos efectos electrónicos a veces difíciles de diferenciar o asimilar. Todo ello superpuesto violentamente con muros y muros de distorsión eléctrica y guitarras encendidas. Todo esto y más era el sonido My Bloody Valentine.

No estamos ante un disco cualquiera, estamos ante un disco poderoso, que terminó definiendo a una generación. Fueron muchos los que intentaron imitar su sonido y nadie lo logró hacerlo. Al escucharlo podemos encontrar temas más cercanos al pop como When You Sleep, I Only Said o What You Want y otros donde todo es pura experimentación como To Here Knows When o Blown A Wish, adornadas con la susurrante voz de Bilinda Butcher en solitario o a dúo con Shields.

MBV1

Novedosa y arriesgada, su propuesta posee una fuerte carga emocional convirtiendo a Loveless en uno de los más grandes discos experimentales jamás grabados. My Bloddy Valentine ayudaron a construir eso que conocemos como cultura alternativa o independiente, produciendo un álbum valiente, innovador, totalmente experimental y que dejó a la crítica de su momento incapaz de pronunciar algo coherente o analíticamente correcto sobre el mismo.

El disco salió a la venta el 4 de noviembre de 1991 y The New York Times lo describió como “un desconcertante caos sinfónico para los oídos que justifica plenamente que Shields diga que la guitarra eléctrica sigue conteniendo un universo de sonidos desconocidos”.

¿Cuál fue el papel de Kevin Shields en esta obra magna? Sin duda fue el ente creador cuya ambición rozó, por no decir que alcanzó, la egolatría. El vocalista y guitarrista de pelo enmarañado y expresión distante y desganada, comandó con mano de hierro uno de los álbumes más importantes de la historia de la música. Shields no alcanzó a perder la cordura durante el proceso de grabación pero terminaría por hacerlo luego de concluirlo. El martirio valió la pena. Guitarras superpuestas, beats de batería, secuenciadores, voces armónicas y llenas de decadencia, Loveless es distorsión, es ofensa y a la vez es placer, emociones en carne viva.

MBV8

Shields deseaba materializar un disco de autor y sus compañeros trataban de seguirlo muchas veces desconcertados, a pesar de ser músicos excelentes. Pero la industria manda y este proceso de creación fue demasiado exhaustivo y costoso sin tener a cambio los beneficios esperados. Durante el proceso de grabación participaron una ingente cantidad de ingenieros y asistentes de sonido. Diez y ocho nombres aparecen en los créditos finales, el mito cuenta que fueron más. Su influencia en el mercado fue decepcionante. Lograron el lugar 24 en las listas del Reino Unido mientras que en Estados Unidos la avalancha de grunge opacó la genialidad de esta obra, sin aparecer ni tan siquiera en las listas. La discográfica Creation se arruinó y Shields al ser incapaz de dar a luz un tercer trabajo, optó por recluirse y alejarse del mundo exterior.

El estado mental de Shields durante los años posteriores a la salida de Loveless forma parte de su mito. En torno a él hay diversas historias. Una de ellas, relatada por el propio Alan McGee, que cuenta de una visita que él hizo a la casa del músico, encontrándose en dicha ocasión con el lugar lleno de jaulas con chinchillas y alambres de púa: “él estaba definitivamente en crisis” según McGee.

MBV9

En medio de todo esto, los otros integrantes de la banda no tuvieron más opción que comenzar a disolver el grupo y seguir sus propios caminos. Bilinda colaboró en voces con Collapsed Lung en 1996, el mismo año en que Debbie Googe formó Snowpony. Por su parte, Colm Ó Cíosóig se unió a Hope Sandoval & the Warm Inventions mientras que el propio Shields optó por colaborar con Yo La Tengo, Primal Scream y Dinosaur Jr.

MBV se desvaneció repentinamente, dejándonos una inmensa sensación de vacío. Así, la veneración fue casi inevitable. El crítico musical Jim DeRogatis escribió “los sonidos futuristas de este disco único, han posicionado a la banda como una de las más influyentes e inspiradoras desde The Velvet Underground”.

Como Sonic Youth y The Velvet Underground antes que ellos, My Bloody Valentine no tuvo miedo de explorar cuanto de lejos podía llegar su música. Auténtica obra maestra, nos recuerda a los buenos perfumes cuya fragancia nunca olvidas, quizás entre otros motivos porque es única.

My Bloddy Valentine

Kevin Shields – Voz, guitarra, samples y mezclas

Bilinda Butcher – guitarra y voz

Deb Googe – bajo

Colm O’Ciosoig – batería, samples y mezclas

Playlist de Loveless MVB2                                                                               – Only Shallow

– Loomer

-Touched

-To Here Knows When

– When You Sleep

– I only said

– Come in Alone

– Sometimes

– Blown a Wish

– What You Want

– Soon

2 Comments

  1. Fernando Tobar Gatica says

    excelente critica este disco es para fumar un poco de hierba tomarse unos tragos tenderse en el suelo y escucharlo para ser llevado a otro mundo un mito hecho canción este loveless

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s