artículos de cine, cine
Dejar un comentario

Directora del mes: Icíar Bollaín

“Llega un momento que dices, ¿y qué tal si ahora lo cuento yo, en vez de ser el vehículo del director para contar una historia?”

El ojo sensible de la actualidad social. Generadora de realidades con mayúsculas. Ha trazado puentes tanto en la actuación como en la dirección, aunque finalmente haya decidido quedarse con este último. Las historias de Icíar Bollaín no solo reflejan la población de la época si no que se convierten en gritos reivindicativos contra las injusticias de la misma. Directora de lo comunitario, que ha puesto en pantalla una de las problemáticas actuales más importante: la violencia machista. También ha conseguido fortalecer la figura de la mujer, tanto dentro de la propia carrera cinematográfica, como fuera. Un ejemplo que demuestra cómo la sensibilidad y fortaleza pueden ir perfectamente de la mano.

Tras muchos años trabajando delante de la cámara, en 1995 Bollaín toma las riendas de su primer largometraje: Hola, ¿cómo estás? En ella se nos narra la historia de dos chicas jóvenes, Niña y Trini, que un día escapan de casa para buscar el camino del éxito. De este modo, dos caracteres tan diferentes intentan buscar su sitio independiente en el mundo. Con un rodaje muy exigente, la película consiguió un gran resultado de cara al público, ya que es uno de los títulos de la época donde mejor se reflejan las inquietudes y miedos del género femenino más joven.

6a1c10f1-8718-4fc8-a6cf-f182c6226a1a_zps8kubgkbw

Flores de otro mundo (1999). Un bosquejo de la sociedad española.

Sin embargo, será con Flores de otro mundo (1999) cuando consiga ponerse entre las primeras filas de los directores del panorama actual. La aventura de tres mujeres que llegan a un pueblo de hombres donde les tocará convivir con ellos y sus distintos puntos de vista en torno a la vida. A pesar de una historia tan sencilla, la directora consigue explorar temáticas muy particulares como el sexismo y la imagen del extranjero. Todo ello representado a partir de la figura de las tres féminas: los pensamientos más modernos frente a las arcaicas mentes de la gente del pueblo. Dentro de todo este conjunto, el título se enmarca en la época de la burbuja inmobiliaria para darle un contexto histórico adecuado al presente. Tal fue su éxito que consiguió el premio a Mejor Película de la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes.

El Premio Goya le llegará cuatro años más tarde con el título más característico de su filmografía: Te doy mis ojos. Una narración desgarradora de una víctima de maltrato, pero que introduce también el punto de vista del maltratador y su lucha interna. El miedo, amor, dolor y poder se entremezclan en esta joya narrativa, que no necesita de ninguna violencia en sus escenas. Bollaín consigue traspasar el término de “personajes” y convertirlos en personas de carne y hueso que sufren, padecen y aman. Un espejo de la miseria que han vivido muchas mujeres y una búsqueda de encontrar la respuesta a un ¿por qué? Una película reivindicativa y solidaria que llega a los corazones de todo el que la ve.

te-doy-mis-ojos_zps90im5nsh

Te doy mis ojos (2010), el relato terrorífico de la mujer maltratada.

Esta línea solidaria con la figura femenina continuará con Mataharis (2007), pero a partir de 2010 los horizontes se amplían. Aún en la línea de la protesta, También la lluvia busca centrarse más en la propia naturaleza humana. Lo que más destaca de este título es su enfoque: “una película dentro de otra película”, donde se van desarrollando dos líneas argumentales para contar la situación de Bolivia.

La historia se centra en Costa, un descreído productor, y Sebastián, un director joven de cine, que comienzan un rodaje ambicioso. Sin embargo, su trabajo y, sobre todo, sus caminos, se verán trastocados con el estallido de La Guerra del Agua. Mediante el uso del discurso historiológico, la directora busca una simbiosis entre el hecho ocurrido en 1492 y el desarrollo del país en el que ocurren los acontecimientos. Sin duda alguna, una fotografía sobre la percepción real que tienen los países ricos sobre los más necesitados.

Una maestra en observar su alrededor y recoger los detalles más importantes de la misma. Voraz ante la cámara, solo la supera el estar detrás de ella, creando tesoros cinematográficos, imprescindibles para entender la historia de nuestro país. Icíar Bollaín se ha hecho a sí misma como una de las narradoras contemporáneas más importantes en terreno nacional, por su capacidad innata de trasladar existencias de la forma que ella solo sabe: convirtiendo sus personajes en las realidades que avasallan día a día el mundo encriptado que la rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s