Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

Madrid baila al ritmo de PRIDES

Prides

El pasado miércoles teníamos una cita especial en Madrid. La banda escocesa Prides aterrizaba en la sala El Sol para presentar por primera vez sus bailables melodías en directo en nuestro país. Y nosotros no podíamos dejar pasar la magnífica oportunidad de disfrutar de este electrizante show.

En esta ocasión los encargados de caldear el ambiente, antes de que los chicos de Prides saltaran a la palestra, fueron los toledanos Veintiuno. Con su energía desbordante los músicos de Veintiuno llenaron la sala de buenas vibraciones creando un excelente ambiente festivo. Y es que la ilusión, las ganas y la expresividad que estos artistas desprenden sobre las tablas hacen que sus conciertos sean una explosión de felicidad.

Veintiuno

Los Santos imprudentes, Prohibido prohibir y Todos los caminos incorrectos sonaron con intensidad en la primera parte de su actuación. Aunque disponían de poco tiempo, los cuatro músicos ofrecieron una buena muestra de lo que son capaces sobre un escenario. Una experiencia sonora repleta de garra en la que el esfuerzo y la vitalidad se evidencian en cada gesto y en cada movimiento. Seguidamente Apagón y Antorcha humana contribuyeron con su ritmo arrollador a avivar un poco más las llamas y subieron la temperatura de una ya calurosa atmósfera musical.

Para despedirse por todo lo alto el grupo tocó Llama y gasolina. Durante esta canción Diego (voz, guitarra y teclado) invitó afectuosamente al público a cantar con él y éste respondió siguiendo el juego propuesto con entusiasmo. Al fin y al cabo, y como el mismo Diego dice, la música es un acto de amor y los toledanos se ganaron con creces el cariño de todos los presentes.

Veintiuno

Después de unos minutos de espera, los escoceses PRIDES saltaban alegremente al escenario. Sonrientes y saludando al público Stewart Brock y Callum Wiseman se situaron en sus respectivos teclados flanqueando a la batería (emplazada en la parte central). Con esta curiosa y original puesta en escena los músicos hicieron bailar a toda la sala desde el primer minuto. Lo cierto es que nos aguardaba un repertorio cargado de un buen número de hits. Y si a esto le sumamos la simpatía de la que estos artistas hacen gala, la diversión parecía asegurada.

Stewart no paraba de desplazarse continuamente de un lado a otro del escenario e interpretaba apasionadamente cada uno de los temas. Un fervor contagioso que animaba a los espectadores a seguir danzando al compás de sus movimientos. Callum, a su vez, recorría con soltura el teclado y alternaba el exquisito golpeo de las teclas con los sonidos provenientes del rasgado de las cuerdas de su guitarra.

Prides

Higher love y Out of the blue, canción incluida en la banda sonora del popular videojuego FIFA 2015, fueron algunas de las primeras melodías que hicieron retumbar los cimientos de la madrileña sala El Sol. Además, el grupo aprovechó el evento para presentar en directo su recién estrenado single titulado Rome. Un tema que habla sobre el esfuerzo, el perdón y la lucha y en el que sigue presente el destacado carácter pop del grupo. Los de Glasgow siguen fieles a su estilo, aunque en este corte aportan una mayor dosis de guitarra y batería. Esta canción es la carta de presentación de su nuevo trabajo discográfico que verá la luz a finales de este verano y que, según las propias palabras de los músicos, “será un disco más oscuro y atronador”.

Prides

Con el público madrileño en el bolsillo,  el trío siguió deleitándonos con una estupenda sesión del mejor synthpop marca de la casa. Stewart presentaba risueño y entre bromas la vertiginosa sucesión de canciones. It´s not gonna change y Just say it desataron la euforia colectiva y daban lugar a uno de los momentos más divertidos de la noche. Stewart bajó a la pista y sin parar de saltar hizo que los espectadores brincaran junto a él. De tal modo que el lugar se transformó en una masa de gente que se movía en una acompasada coreografía de saltos sincronizados.

Sumidos En este ambiente de optimismo y energía positiva llegaba la hora de la inevitable despedida. El exitoso tema Messiah, que fue recibido y coreado con ímpetu por todos los asistentes, ponía el broche final a una triunfante velada musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s