festivales, festivales de música
Comment 1

Dos días de música y mucho más en el Festival de Les Arts

Bajo el sol valenciano y en la mejor localización posible: la Ciudad de las Artes y las Ciencias, daba comienzo la pequeña aventura de dos días. La recogida de pulseras se había abierto la tarde anterior así que fue todo muy fluido y sin problema pudimos pasar al recinto a disfrutar del primer concierto, el de Ángel Stanich.

Con un set más largo que el de muchos otros artistas y a pesar de tocar de los primeros, a la gente la iba ganando poco a poco. Desconocido entre los asistentes pero consiguió atraerles y disfrutar con su rock divertido y desenfadado. En medio de su set intentó bajarse al foso para acercarse al público pero la seguridad no lo permitía. Aun así, tal y como él quería, nos hizo sentir cerca y próximos a su música. Para terminar, Metralleta Joe y todos más que contentos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con el final de Stanich, empezaba Manel en el escenario principal. Su pop catalán no sorprendió y actuó como perfecta introducción y aclimatamiento para la gente que seguía llegando al festival sin parar. La gente se acercaba para conocerles y quedaban satisfechos con su actuación, signos de aprobación y asentimiento se veían entre las caras de los oyentes. Pero cuando la actuación de Neuman estaba a punto de empezar el público ya comenzó su migración al escenario secundario sin el grupo catalán haber terminado.

Así es como comenzó el vaivén de público en el que se convirtió el festival. Siempre rotando entre los dos escenarios más grandes. Ahora tocaba el turno de Neuman, que empezaron fuerte para después ir bajando el ritmo y tocar más lento baladas llenas de guitarra y efectos que embelesaban. Un rock más ruidoso y nostálgico que se separaba de los demás grupos españoles de indie y que dejó satisfechos.

El continuo flujo de público nos llevó esta vez al tercer escenario mientras The Dandy Warhols tocaban en el principal para poder escuchar a Senior i el Cor Brutal, producto de la tierra. En este tercer escenario Kauki más apartado pudimos escuchar la música mientras nos mojábamos los pies en el agua de Les Arts o nos sentábamos en las escaleras frente a Miquel Àngel Landete (Senior), cantante del grupo que mezclaba sus canciones con críticas continuas y en valenciano a la obra de Calatrava justo en el epicentro de la misma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después del pequeño remojo llegaba Carlos Sadness, que aunque no formaba parte del cartel, tuvo que aparecer como digno sustituto de Fuel Fandango que tuvieron que cancelar su actuación en el festival. Y aun inesperado, el público se quedó más que contento con el cambio y con la fiesta que trajo Carlos Sadness. Irónicamente, la música alegre invadió todo el lugar, los ritmos hawaiianos y el ukelele resonaron por el escenario secundario Coolway para traer el baile y los saltos al recinto valenciano.

Y así llegaba el plato fuerte del día. Love of Lesbian se quedaban con toda la audiencia que cantaba todas y cada una de las palabras de las canciones. Una audiencia entregada que disfrutaba de los sonidos del nuevo disco de la banda. Retomaron las canciones antiguas con Los Seres Únicos que aprovecharon para dedicar a Prince y David Bowie actuando así como pequeño tributo. Nos llevaron de rodillas al suelo para luego ponernos de vuelta sobre los pies para saltar y saltar con la mayor de las carrerillas. Con Jon Boy comenzaron a cerrar y la audiencia comenzó a despedirse de ellos de la misma manera que les había saludado al principio, cantando con todas sus fuerzas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No nos quedamos al final de Love of Lesbian porque se cruzaban con The Strypes, que tocaban en el otro escenario. Habíamos escuchado tantas cosas buenas de este grupo que había que ir a confirmarlas (o desmentirlas). Pero no ha sido el caso. Entre 18 y 20 años de talento y buena música. Un setlist que se hizo corto pero que gustó. La gente les acompañaba tocando también sus imaginarias guitarras y saltando siguiendo los rápidos y fuertes ritmos. Cuatro jóvenes que demuestran que al rock todavía le quedan balas por disparar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con The Fratellis se comenzaba a cerrar el primer día de festival que clausuró definitivamente The Scientists en un concierto que deslumbró a pesar de que les hubiesen colocado en el escenario a las dos de la mañana.

Tocaba ya descansar para llegar con todas las energías recargadas para el día siguiente.

Y, antes de centrarnos de nuevo en la música, vamos a ver por qué se llama Festival de Les Arts. Cuatro ilustradores pintaban sus murales del festival en medio de todo el recinto para hacernos así una muestra también en directo de su talento y estilo. Coco Davez, Mercedes Bellido, Cote Escriva y Belen Segarra pintaron para el festival al ritmo de la música. Además, el escenario principal Negrita y el secundario Coolway estaban decorados con ilustraciones de Carla Fuentes y Ricardo Cavolo respectivamente, invitados del festival el año anterior. Además, puestos con ropa y moda y food trucks con comida de varios locales de la ciudad llenaban la Ciudad de las Artes y las Ciencias para completar el círculo artístico del festival.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Volvemos con Zahara a escuchar música en directo. De las primeras del día en tocar y sin defraudar sacando su lado más rock. Dejamos pronto a la cantante andaluza porque Arizona Baby empezaban en el escenario Coolway y no nos lo queríamos perder. Ya nada más empezar, el cantante y líder del grupo, Javier Vielba llamaba la atención de todo el público pidiéndole que se acercara. “El escenario de molar es este” decía Javier y comenzaba la sonrisa del público que no se bajó en ningún momento de su cara. Haciendo eco de la especie humana, no robótica, llamando a pensar, a no ser uno más y sobre todo, a escuchar música y a ir a las salas en invierno, el líder del grupo llevaba a la audiencia entre risa y risa. Su folk y rock hizo bailar a todo el mundo y desde luego, se hicieron recordar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el escenario principal ya sonaba Miss Caffeina y todo el público abarrotó la explanada. Con Zahara como invitada conquistaron y trajeron la fiesta a toda la audiencia que desde primera hasta última fila cantaban y bailaban las canciones.

Con full se relajó el ambiente, actuando como perfecto intermedio y transición, preparando el terreno para Izal. Pero antes, faltaba L.A., quienes comenzaron a subir las vibraciones. Un muy buen sonido y música que recuerda al pop rock más clásico es lo que sonó por Valencia y lo que tan bien trató al público.

Y por fin llegó el momento. Durante todo el día no dejábamos de ver camisetas, bolsos, vestidos con el nombre de Izal escrito en ellos. La gente lo estaba esperando y la emoción se sintió en todas y cada una de las canciones del grupo. El festival estaba abarrotado, todo absolutamente lleno y todos absolutamente atentos a la actuación de los madrileños. Ya se conocían el festival, y este año lo dieron todo. Un recorrido por sus canciones más míticas llevó a la audiencia por una montaña rusa de emociones. Desde Pequeña Gran Revolución hasta Pánico Práctico. Y por supuesto, el gran final con El Baile, con el que aprovecharon a sacar la metralla, cómo no, y acompañar la canción con fuegos artificiales que recorrían el edificio del Museo de las Ciencias de principio a fin para iluminar y poner color a la música y terminar con la mayor fiesta. Un final emotivo que ponía el broche final perfecto a las actuaciones nacionales.

“Al rock todavía le quedan balas por disparar”

Después de esta gran despedida, todavía quedaban grupos por salir al escenario. Hurts conquistó, con una puesta en escena muy específica, cada miembro del grupo subido en un cubículo iluminado con neón, y The Drums, esperadísimo último concierto del festival decepcionó un poco en su directo. Esto ocurre cuando pones el plato fuerte del festival dejando otros grupos detrás. Mucha gente ya se había ido para cuando estos empezaron a tocar y la que quedaba estaba más atenta a su cerveza que a la música. Poca atención se prestó a estos grupos que, por supuesto, merecían más. Incluso Mikel Izal anteriormente había mencionado en pleno directo que merecía quedarse a ver a The Drums y Hurts también nos invitaban a hacerlo. Aun así, después de la gran celebración de Izal, el pulso se bajó drásticamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de esto y recogiendo todo lo vivido anteriormente, el Festival de Les Arts deja con muy buen sabor de boca. Un festival donde la música española es la protagonista, que no defrauda, y que da un poco más de luz al gremio de los ilustradores dándoles un espacio donde mostrarse. Un cartel perfecto, con grupos que encajan a la perfección, variado y divertido. Fiesta, baile, arte, buen ambiente, buena comida y buena música. Todo lo que nos deja queriendo saber más sobre la próxima edición y con ganas de volver.

1 comentario

  1. Pingback: BBK Live Día 2: Pixies escribe una nueva página en la historia del festival | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s