cine, críticas de películas
Comment 1

‘Desde allá’: silencio y tristeza desde la barrera

No es la primera vez que Alfredo Castro encara con un talante fuera de lo normal a un personaje homosexual. Lo vimos en la maravillosa El Club, de Pablo Larraín y es ahora el turno del director “primerizo” Lorenzo Vigas, que comienza su carrera cinematográfica ni más ni menos que con un León de Oro de la Mostra de Venecia bajo el brazo con su ópera prima Desde allá.

Con la vaga aparición de un puñado de secundarios pasajeros y la maravillosa labor de interpretación de sus dos protagonistas, Desde allá relata la historia de Armando (Alfredo Castro) un hombre solitario que frecuenta paradas de autobús con el único objetivo de conseguir convencer, dinero por delante, a jovencitos para que le acompañen a su casa con la finalidad de observarlos mientras se masturba. Uno de los jóvenes, Elder (Luis Silva), consigue robarle el dinero a Armando y huir del primer encuentro que lejos de provocar la ira de Armando, le invitará a volver a buscar a Elder desencadenando un particular y dramático bucle de acontecimientos que confluyen en la idea, tan asfixiante como real, de la homofobia especialmente en países de pobreza acentuada.  

No es casualidad que Desde allá parezca invitarnos desde su más pura esencia, su título, a pasear como ‘voyeurs’ frente a una historia que baila entre el amor, la sexualidad y la venganza, todos ellos temas a los que Lorenzo Vigas y su director de fotografía en el film, Sergio Armstrong, nos obligan a observar siempre desde la barrera, un muro invisible de frialdad en la que enmarca todas sus secuencias: con un único ente en primer plano y todo un resto fuera de foco; un recurso formal que inunda la película y que contribuye a crear la atmósfera necesaria para encarar la extraña relación que entablan sus dos protagonistas, ambos oscuros y con un pasado incierto que solo se atisba en algunas de las pocas palabras que ambos intercambian en una cinta un tanto obsesionada por un silencio que habla por sí solo y que, a su vez, se contrapone a la ciudad donde se sitúa contextualmente la historia: una Caracas ruidosa, desestructurada, llena de delincuencia, de tribus callejeras y de desigualdades sociales.

Así, tampoco es casualidad que los dos protagonistas provengan de universos sociales mayúsculamente distintos: burguesía y pobreza, dos polos que se acaban dando la mano únicamente por un interés que, aunque diferente para cada personaje, revela dos vidas desgarradas llenas de traumas, abusos, miedos y estigmas.

A fin de cuentas, Desde allá es una muestra de que no todo es lo que parece, ni todo es blanco o negro, ni nadie es al 100% lo que dice ser. Desde allá nos habla de acciones, de decisiones y de dobles filos; nos habla de personajes perturbados, de ingenuidad y de una tristeza sin filtros, dibujada al natural y, sobre todo, dibujada sin tapujos, sin miedo. La verdad, no podemos pedir más.

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: Frears, Vigas y el tandem Stanton-McLane se reparten la cartelera | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s