festivales, festivales de música
Dejar un comentario

BBK Live Día 3: Tame Impala y Foals cierran por todo lo alto

Empezaba el último día del festival y se notaba que era el día grande. Los ríos de gente se iban acercando a la abarrotada entrada para comenzar a disfrutar de la música, y el primero que abría la veda era Father John Misty.

bbk_live_father_john_misty

Foto de Elena Díaz

Este cantautor estadounidense se convierte totalmente en un divo cuando sube al escenario. Sus movimientos sensuales y bailes acompasados diviertieron al público mientras su música les enamoraba. Tocó progresivamente canciones lentas, otras con solos largos en los que la epicidad aumentó considerablemente, y vuelta a un country folk que acompañó con su guitarra. De esa gente que da gusto ver encima de un escenario. Tristemente, nos tuvimos que ir antes de terminar para ver a Tame Impala en el escenario contiguo. Cosas de festivales.

bbk_live_tame_impala

Foto de Elena Díaz

La explanada de Kobetamendi no había estado más llena en todo el festival, hasta entonces, cuando los integrantes del grupo se subieron al escenario. Comenzaron con algo nuevo, Let It Happen, para empezar a establecer el ambiente. Un ambiente de baile, manos arriba y caderas de un lado para otro. El rever siempre al máximo y la voz difuminada con coros son la constante canción tras canción del grupo australiano. Una gran pantalla en el fondo del escenario hacía las veces de caleidoscopio para dejar los niveles de psicodelia por las nubes.

IMG-20160711-WA0004

Foto de Elena Díaz

Un espectacular solo de batería termina con un “that was pretty amazing” del cantante, Kevin Parker, y comienza The Less I Know The Better con su potente riff de bajo. La siguiente canción trae un rimo boogie y vuelve el bajo con Eventually y todo el público cantando cada frase. Un buen final con un solo muy distorsionado para dar paso al singalong en que se convirtió el mítico It Feels Like We Only Go Backwards.

Y para finalizar, New Person, Same Old Mistakes nos traía de vuelta de Australia. Un concierto que nos trasladaba directamente a la sala de ensayos de Tame Impala y que nos recibía como si estuviésemos en su estudio descalzos sobre las alfombras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto de Elena Díaz

Sigue la ronda de grupazos con Editors y la maravillosa voz profunda de Tom Smith. En Eat Raw Meat = Blood Drool se subió al piano para verlo todo mejor desde arriba y animar al público con todo su ímpetu. Ton of Love hizo sacar lo mejor de todas las gargantas y las preparó para Papillon, canción con la que terminaron su set y dejaron el listón lo más alto posible.

Y llegaba el segundo plato fuerte del día, Foals. Junto con Tame Impala, cabezas de cartel de este día de clausura del festival. Fue posiblemente la mejor actuacion del día y una de las mejores del festival.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto de Elena Díaz

Empezaron creando expectación con un inicio progresivo que terminó con los miembros del grupo sobre el escenario, tocando todos los instrumentos para empezar a tocar un poderoso riff y marcar así el ritmo del concierto desde el inicio. Después sonó My Number, la más conocida, y la disfrutó todo el público cantando y bailando siguiendo los ritmos de la batería, de la primera a la última fila, acompañando al grupo sobre el escenario. Después siguieron con un ritmo más funky y un inicio movidito desde el principio.

Spanish Sahara fue de las favoritas y  riffs y punteos imparables de guitarra no paraban de sonar. Cerraron con Mountain At My Gates, no antes de que Yannis Philippakis, maravilloso frontman de la banda inglesa, bajara al foso del festival y se diera un baño de masas dando la mano a todos los más cercanos a la valla.

Fue el principio del final del festival que continuó con Triángulo de Amor Bizzaro y su sonido punk y ruidoso rock. Agresivos y frenéticos, no dejaron un descanso a los asistentes que no pararon de saltar hasta bien entrada la madrugada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto de Elena Díaz

El ultimo concierto del día fue para Wolf Alice, que cerró la carpa a ritmo de rock y dio paso a los DJ que continuaron la fiesta para el resto de la noche. Era el momento de lucirse en Basoa y cerrar a lo grande esta edición del BBK Live que, con un cartel difícil de superar, y el sonido (con sus más y sus menos) han sido para recordar por muchos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s