relatos sonoros
Dejar un comentario

Goodbye kiss

 

Para hacer de este relato un relato sonoro, dale al play antes de empezar a leer:

Se abren las puertas. Ahí está otra vez el ajetreo de maletas y maletines, las prisas y esperas, las llamadas telefónicas. Los besos de despedida y de reencuentro. Las miradas distantes y los gestos aburridos. Las sonrisas nerviosas y las lágrimas involuntarias. Un amasijo eterno de emociones contradictorias y de vidas cruzadas.

“Escribe en cuanto llegues”. “Tienes todo lo que necesitas ¿no? ¿las llaves, las tarjetas, todo?”. “Que sí”. “Cuando te instales hablamos. Ya verás como todo va a ir bien.” “Sí. No te preocupes”. “Bueno. Buen viaje, cariño.” Y otra vez el abrazo silencioso. Otra vez el nudo en la garganta aprieta al pasar el control. Mi absurda figura en calcetines atraviesa el arco mientras giro la cabeza hacia atrás tratando de esbozar una sonrisa. Otra vez esos ojos consolándome desde lejos. Otra vez una parte de ti se pierde entre la muchedumbre enviando un “hasta pronto” ahogado.

Me dirijo perezosa hacia los paneles indicadores. Nunca dejaré de sorprenderme de la cantidad de destinos que aparecen entremezclados, separados por unos pocos minutos. ¿Pero quién vuela a Antalya ? ¿dónde narices queda aquello?. Un arrebato aventurero proyecta la idea de abandonar el avión adjudicado y saltar al del destino misterioso, como si de una estación de trenes aéreos se tratara. Parece mentira que este tráfico intenso no consiga aún aminorar el nerviosismo creciente que siento al volar.

Alcanzo el banco que, después de tanto, ha pasado a ser mi predilecto. No cabe duda de lo tontas e irracionales que son la costumbres del ser humano, pero el hecho de elegir siempre ese banco y no otro es algo que me tranquiliza. Como si una parte de ese aeropuerto inmenso me perteneciera y me hubiera estado esperando, rencoroso: “Esta vez has tardado más de la cuenta en venir, ¿eh?”. Me siento y consulto los mensajes pendientes en el móvil. Las frases de despedida ya han adquirido un matiz de rutina: “Qué suerte tienes, ¡siempre viajando!”. “Antes de que te des cuenta ya estás aquí otra vez”. “Bueno, te vemos en Navidad, ¿no? ¡volviendo como el turrón!” Nunca faltan los refunfuños y maldiciones a diestro y siniestro contra aquellos que provocan esto que algunos llaman fugas de cerebros y otros movilidad exterior.

Qué extraños son los momentos de transición. Como si la vida se te dividiera en dos. Qué terremoto de dilemas y qué batallas de cabeza y corazón. Y tú. Qué forma tan inesperada de llegar y qué inoportuno el momento. ¿Qué hubiera sido de ti y de mi de no ser por este avión? Aún tengo clavado aquel momento en la estación. Recuerdo las bromas que hicimos para quitarle peso a lo triste y absurdo. Recuerdo tus ojos que, de alguna manera, me pedían perdón por temer al salto sin paracaídas.  “Si algo tiene que ser, será” dicen algunos, pero no puedo evitar recurrir a la risa amarga y la ironía ante este tipo de consejos. Supongo que el romanticismo y el escepticismo nunca encajaron bien.

Último aviso a pasajeros del vuelo AA8818 con destino a Múnich. Mi mochila y yo nos incorporamos acompañadas de un suspiro alentador. Vamos allá.  “Al final, nada en esta vida es para tanto”, decía siempre mi abuela. Y el mundo es para los valientes. Me engancho los cascos y le doy al play. Aquella canción era la elegida para sonar en bucle en un día como hoy:

Rock and Roll, sent us insane
I hope someday that we will meet again…

Anuncios
This entry was posted in: relatos sonoros

por

Observadora incansable del mundo, antes de tomar consciencia del mismo ya revolvía entre los discos de mi madre y las películas de mi padre. Desde entonces, la música y el cine han sido mis fieles acompañantes y mi mejor medicina. Me ayudan a mantener la paz interior y la fe en el ser humano. Compartir este placer con otros suma puntos a mi felicidad. Por lo demás, estudio comunicación en Bélgica y tengo el corazón esparcido por diferentes lugares del globo. Y los que estén por venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s