festivales, festivales de cine
Dejar un comentario

Día 2 del Festival de Sitges 2016: David Mackenzie y Kim Jee-woon nos dan una clase magistral de cine

hell-or-high-water-david-mackenzie

El segundo día de la 49ª edición del Festival de Sitges nos trajo dos maravillas: el western de David Mackenzie Hell Or High Water y la propuesta de Corea del Sur para los Oscars The Age of Shadows.

Hell Or High Water

Sinopsis

David Mackenzie tensó el último festival de Cannes con este polvoriento drama, en el que dos hermanos deciden atracar las sucursales del banco que amenaza con expropiar el rancho de su familia. Semejante acto de justicia poética los pondrá en el punto de mira de un ranger que posee los rasgos de Jeff Bridges.

Crítica

David Mackenzie es uno de esos directores que está en continuo estado de gracia y, una vez más, nos vuelve a dar una lección de cómo hacer buen cine con su Hell Or High Water.

La película es una mezcla de western y cinta policiaca, pero no solo de persecuciones y atracos a mano armada vive el film de Mackenzie. Hell Or High Water funciona con la precisión de un reloj suizo y consigue desarrollar la línea narrativa central, dando también espacio a temáticas complementarias de gran interés en un equilibrio perfecto, como si de un ejercicio de malabares se tratara. Entre estas temáticas se encuentra una poderosa crítica al mundo de la banca y sus pocos escrúpulos al manejar las vidas de sus clientes para su beneficio y el choque entre el Texas del Salvaje Oeste y el Texas moderno, los valores de sus ancestros y las necesidades y adicciones del siglo XXI. Por si fuera poco, allá donde la película podría decaer al reducir su ritmo, el guion de Taylor Sheridan se encarga de ensalzarla con un humor sureño interpretado por un reparto de lo más acertado.

la-et-mn-hell-or-high-water-feature-20160803-snap_zpsjzt17dqy

En ese reparto destaca la labor de Chris Pine, siendo esta quizás la mejor actuación que hemos visto del actor hasta la fecha, y por supuesto la de Jeff Bridges. Aunque Bridges siempre asiente y dé una credibilidad indiscutible a todos los papeles que realiza, hay algo en el papel de vaquero que le sienta como un guante. Y la mejor faceta de su interpretación es que gracias a su carisma, consigue que el público conecte y empatice con su personaje, aunque se trate de un hombre algo racista y resabiado como al que da vida en Hell Or High Water.

Finalmente, la música de Nick Cave y Warren Ellis ponen la guinda a este film que recomendamos encarecidamente que veáis en cuanto llegue a las salas de cine.

The Age of Shadows

the-age-of-shadows_announcestill_small_zps68afufpe

Sinopsis

Kim Jee-woon se adentra en el periodo de la ocupación nipona de Corea de la mano de un coreano que trabaja para los japoneses y que se infiltra en una banda de rebeldes. Sin embargo, las dudas no tardarán en nublar la determinación del protagonista y en poner en riesgo su cometido, desatando definitivamente esta cinta de espionaje y de acción a raudales.

Crítica

Hubo algún momento en la historia del cine en el que se dejaron de hacer películas como El Doctor Zhivago o Lo que el viento se llevó. Películas que narraban historias de tintes épicos y que nos hacían sentir que éramos testigos de una gran epopeya. Corren tiempos modernos y ese tipo de cintas ya no interesan al gran público. Sin embargo, afortunadamente aún quedan directores valientes como Kim Jee-woon que se atreven a desafiar a lo establecido y realizar films como The Age of Shadows, y a nosotros solo nos queda quitarnos el sombrero.

the-age-of-shadows-trailer_zpsm1xifltk

Ya el inicio de la película es una secuencia digna de estudio, una tarjeta de presentación magistral que nos demuestra que Kim Jee-woon tiene un instinto visual y un talento digno de admiración. Y es que el cineasta coreano lleva el timón de esta cinta con mano firme, pero también con gran sensibilidad. En su doble faceta de director y guionista, consigue sumergir al espectador completamente en esta gran historia de espías, manteniendo el ritmo durante los 140 minutos de metraje, sin que ninguna escena siente arbitraria o prescindible.

Ni falta hace decir que The Age of Shadows es por supuesto una gran representación de un choque entre ideologías. La arrogancia y crueldad del gobierno dictatorial se enfrenta al romanticismo y los principios de la resistencia. Un relato que hemos visto muchas veces, pero que en esta cinta vuelve a cobrar una magnitud grandiosa, envuelto en un halo de elegancia con una ambientación y una banda sonora absolutamente exquisita.

Estas fueron las dos joyas del segundo día del Festival. Os recomendamos encarecidamente que apuntéis los nombres de David Mackenzie y Kim Jee-woon, si no lo teníais ya anotados, porque prometen seguir dándonos cine con mayúsculas en un futuro no muy lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s