críticas de discos, música
Dejar un comentario

Los Rolling Stones homenajean a los grandes del blues con ‘Blue & Lonesome’

Los Rolling han vuelto, como siempre lo hacen. Y esta vez nos traen un tributo. Un tributo a muchos artistas y en definitiva al blues. En este álbum llamado Blue and Lonesome, la banda británica se dedica íntegramente a hacer versiones de temas clásicos de este género al que quieren prestar sus respetos. El disco incluye doce canciones grabadas en tres días que cierran un disco con poco tiempo en estudio pero mucho tiempo en la mente. Más de cincuenta años han hecho falta para construir este álbum, pero solo tres días para grabarlo.

Se trata del primer álbum de estudio tras once años en blanco de la banda y fue lanzado el pasado dos de diciembre. Blue and Lonesome vuelve a las raíces de los Rolling que cruzan el charco y se sitúan en el Chicago de la perfección del blues. Como ellos mismos cuentan, el blues va sobre la gente, sus amores, sus vidas, sus miedos. El blues gira en torno a la pérdida y el lamento, pero no siempre tiene que ser melancólico.

Entre estas doce canciones podemos oír temas de Howlin’ Wolf (Commit a Crime) y Little Walter (Gotta Go) entre otros. Además, Eric Clapton, que, según los Rolling, estaba grabando en el estudio de al lado, participa en dos canciones. “Nosotros le arrastramos para que tocase en dos canciones, a las que dio un sentimiento muy diferente”, afirma Mick Jagger.

El disco comienza con “Just Your Fool”, un tema con un esquema clásico blusero, el ritmo repitiéndose de fondo y la voz intercalando con melodías de armónica, una versión del tema (escrito por Buddy Johnson) de Little Walter en 1962. Seguimos con Howlin Wolf y su “Commit a crime”. Cómo no, no podía faltar uno de los gurús del blues de los 50 y un referente en el inicio de rock. Su voz y sus punteos con slide han sido aclamados por el mundo del género.

La canción que sigue fue la que inició todo, y la que da nombre a este disco. La versión de “Blue and Lonesome” de Memphis Slim recupera las guitarras melancólicas y letras suplicantes que tanto nos ha dado el blues. Con la armónica arrancándose triste, es el primer tema que tocaron y el que les hizo llevar a cabo el álbum por completo.

Seguimos con “All of Your Love” de Magic Sam, una de esas canciones por la que entendemos la frase “no es técnica, es emoción” que utiliza Charlie Watts, batería de la banda, para describir este disco, y nos vamos con “I Gotta Go” en la que recuperamos el ritmo y recuperamos a Little Walter al mismo tiempo que nos imaginamos una pista de baile de los años 50 en Chicago.

“Everybody Knows About My Good Thing”, canción original de Miles Grayson y Lermon Horton nos muestra ese punto sensual que siempre está escondido, o no tanto, en estos sonidos. Aquí se une Clapton para interpretar el solo de guitarra que sustituye a la trompeta original.

Uno de los singles del disco es “Ride ‘Em On Down” de Eddie Taylor, quien trabajó con Jimmy Reed, otro bluesman al que homenajea este álbum. En esta versión de la original de los años 30 encontramos un solo de armónica a cargo de Mick Jagger en lo que para Keith Richards, es “el mejor álbum que Mick Jagger ha hecho” según contó a la revista Rolling Stone.

En “Hate to See You Go” volvemos a encontrarnos con Little Walter, músico clave e inspiración para Jagger. “Hoo Doo Blues” nos trae lo mejor de Jerry West y Otis Hicks (también conocido como Lightnin’ Slim) basado en Luisiana y nombrado uno de los cinco mejores bluesmen de los cincuenta (ranking en el que también se encuentran Little Walter y Howlin’ Wolf). “Little Rain” sigue manteniendo el ambiente creado por la canción anterior, esta vez a cargo de Ewart Abner y Jimmy Reed, quienes crean un blues lento, para reposar, y que nos regala una melodía de armónica para cerrar los ojos.

El disco termina con dos joyas de Willie Dixon. “Just Like I Treat You” calca a la perfección a su original interpretada por Howlin’ Wolf y “I Can´t Quit You Baby” cierra con un blues de doce compases, esquema clásico en la música popular, que vuelve a retomar la melancolía, pena y nostalgia que transmiten muchas de las canciones de este género.

Se nota que son sus inicios, como el blues ha sido inicio de todo rock and roll.  En definitiva, un disco de disfrutar tanto por tocar como por escuchar en el que se trata de apreciar la música, una música que es eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s