Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

La ferocidad musical de Veintiuno arrasa en Madrid

Veintiuno

La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. Eso es lo que hicieron los chicos de Veintiuno el pasado jueves: transformar la energía en una electrizante sesión musical. Así, con el cartel de sold out colgado en la puerta de la madrileña sala El Sol, el indudable magnetismo de los toledanos logró atrapar en sus redes a todos los que abarrotaron el lugar.

Veintiuno aterrizaban en la capital con las pilas bien cargadas y dispuestos a convertir la lluviosa noche en un cálido y placentero paraíso sonoro. Al igual que el flamante nuevo EP del grupo, el concierto comenzaba con Bocarriba sonando ante una audiencia que tardó poco en entrar en calor. Seguidamente, con El apetito seguimos recorriendo el nuevo material de Grandes Felinos en una presentación en la que tuvimos la oportunidad de disfrutar en directo de todos los temas incluidos en este recién estrenado disco. Pero durante esta memorable velada musical también pudimos viajar al pasado a través de canciones pertenecientes a los anteriores trabajos de la banda. De esta manera, llegaba el turno de Apagón, Prohibido prohibir y Antorcha humana.

Veintiuno

Foto: Marta Soro

El cuarteto se divertía sobre el escenario y esa sensación de felicidad transmitida desde las tablas empezó a propagarse a lo largo y ancho del recinto. A su vez, poco a poco todas las almas allí presentes se iban sumando alegremente a la fiesta. Y la excepcional conexión establecida entre el grupo y los espectadores creó una agradable atmósfera de cercanía y confort. Jaime rasgaba su guitarra con entusiasmo, Diego se movía por el escenario con soltura haciendo gala de su enorme expresividad, Yago no paraba de saltar mientras nos deleitaba con los palpitantes sonidos del bajo, Pepe golpeaba con garra la batería marcando el ritmo a seguir y la complicidad fluía entre ellos dentro de una coordinada puesta en escena.

veintiuno-sol202_zpshqztdp9x

Foto: Marta Soro

Poco después la preciosa balada titulada Mis seres heridos nos envolvía con sus emotivos versos y suavemente daba paso a las estrofas de Todos los caminos incorrectos. Diego  presentaba cada uno de los temas animadamente haciéndonos partícipes del espectáculo. De hecho, el cantante descendió varias veces del escenario para fundirse, bailar y cantar con la gente. Una de estas incursiones llegaba al son de Me gustaría. Diego situado en la pista, rodeado de público y ejerciendo de maestro de ceremonias hizo que todo el mundo se agachara para posteriormente acabar todos juntos saltando al mismo tiempo.

veintiuno-sol204_zpsvadtw93a

Foto: Marta Soro

Con la euforia todavía flotando en el aire, Nuestro incendio favorito y Huesos y deseo servían para seguir alimentando el ambiente a base de buenas vibraciones. La intensidad emocional iba en aumento y con LLama y gasolina los músicos conseguían que la explosión sonora alcanzara hasta el último rincón del mítico local de Madrid. El tema terminó con Diego invitando a todos a corear con él varias frases a modo de arenga siguiendo el compás de la melodía. Instantes después los artistas hacían una breve pausa.

veintiuno-sol205_zpsrvnubsuc

Foto: Marta Soro

Tras este fugaz descanso, Veintiuno regresaban al escenario para regalarnos dos canciones más. En esta recta final y con un colorido confeti sobrevolando nuestras cabezas, Los santos imprudentes y Las voces ponían el broche de oro a una noche en la que la música en directo volvió a triunfar.

En definitiva, con humildad, esfuerzo y mucho trabajo a sus espaldas estos cuatro músicos celebraron junto al público la puesta de largo de su nuevo trabajo discográfico por todo lo alto. Así,  cargado de ilusión y muchas ganas el grupo logró conquistar el corazón de la capital. Y es que, los artistas se dejan la piel en cada canción y la pasión con la que interpretan cada tema es admirable.

veintiuno-sol206_zpslyfpaxtk

Foto: Marta Soro

Por todo ello, seguramente cuando pase el tiempo y la nostalgia nos invada rebobinaremos mentalmente hasta situarnos en el recuerdo de esta intensa noche de diciembre. Y entonces, al rememorar lo vivido, una sonrisa inconsciente se dibujara irremediablemente en nuestras caras.

Con esta excelente inauguración madrileña y con la maleta repleta de canciones Veintiuno dan el pistoletazo de salida a una nueva etapa en la que, sin duda, los músicos rugirán con una fuerza arrolladora.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s