Artículos, música
Dejar un comentario

Los 12 mejores discos del 2016

El 2016 termina y de nuevo los relojes se ponen a punto para la cuenta atrás. 365 días en los que hemos disfrutado y mucho, en festivales varios, conciertos irrepetibles o simplemente en la intimidad de nuestra casa haciendo girar algún vinilo. Despedimos el año como lo empezamos: con música.

Ahí va nuestra personalísima selección de los mejores discos del año. Doce discos para escuchar en el desayuno, la comida o la cena, para bailar en solitario o en compañía, para cantar, o desmelenarse sin fin y sobre todo para disfrutar en este nuevo año que en nada ya empieza.

Nick Cave & The Black Seeds – Skeleton Tree

¿Se puede ser más tortuosamente elegante que Nick Cave? Difícil muy difícil. Fascinante, oscuro y visceral, la manera en que sus tormentos y obsesiones se reflejan en su música es inquietantemente maravillosa.

Desde su pedestal de aristócrata del rock y superadas adiciones varias, nos ha traído su nuevo trabajo bajo el título de Skeleton Tree. Punto y aparte en su extensa trayectoria musical, es sin duda uno de los grandes discos de este año.

Austero, frágil y crudo, estamos ante el testimonio vital de un artista que trata de encontrar su camino a través de la oscuridad. Íntimo y descarnadamente intenso, nos presenta a Nick Cave en un nuevo registro vocal, inusualmente frágil. Elegante y desnudo, sólo arropado por su música, construye melodías minimalistas en el piano, a lo largo de cuarenta minutos de disfrute.

Como regalo extra, el disco se complementa con el documental, One more time with feeling, donde aborda todo el proceso creativo, con entrevistas, filmaciones en vivo, improvisaciones, declaraciones y narraciones de Cave, entre otras delicias.

 Michael Kiwanuka – Love & Hate

Estamos ante un artista mayúsculo, que ha demostrado con este disco que no es una simple promesa ni un efímero producto de mercado. Michael construye un soul elegante, majestuoso, sentimental, que reflexiona sobre la soledad, la duda, la culpabilidad y especialmente sobre un sentimiento universal: la necesidad de amar.

Love & Hate es una obra que va más allá de los géneros. Letras que se mueven entre lo íntimo, lo reflexivo y lo poético, sin excesos ni barroquismos. Elegancia máxima, que se desprende por todos los poros de su piel. A su portentosa voz se unen magistralmente piano y guitarra, para dar forma a unas composiciones llenas de profundidad y sobriedad.

El éxito global del álbum es su eclecticismo total. Encontramos en cada pista, espacio para el funk ligero y para la sensualidad, para el abatimiento, para la oscuridad y para la luz. Un trabajo en el que hay de todo y todo lo que está, es simplemente maravilloso.

Sin duda un disco que debe ser escuchado como una gran obra. Un disco que exige máxima atención para descubrir las luces y sombras de su impecable proceso de creación. Un disco sobre la vida y los conflictos del amor. Un disco lleno de lamentos rotos, que emociona con su naturalidad. Un pedazo de disco.

King Gizzard & The Lizard Wizard Nonagon Infinity

Los que hemos tenido la fortuna de ver a esta banda australiana en directo, sabemos que estamos ante una de las agrupaciones más brutales de la escena actual. Dicen los entendidos, que estamos ante el primer álbum en bucle de la historia. ¡Brujería pura!

Los primeros ocho segundos de Nonagon Infinity, son el presagio de que inevitablemente algo va a estallar. A partir de ahí, un éxtasis sin tregua que va enlazando temas uno detrás de otro. Sin pausa se suceden guitarras láser, voces robotizadas y la doble batería a velocidad frenética reclamando todo el protagonismo. Improvisación, cambios constantes de estructura y vuelta a empezar.

Los temas se suceden sin respiro, como un torbellino de energía que no ofrece armisticio alguno. Psicodelia desbordante y hasta que el cuerpo aguante.

Incansables, estas siete fieras de la música anuncian que sacarán cinco nuevos discos a lo largo del 2017. Para incrédulos y escépticos, estos días el grupo acaba de compartir el primer adelanto de su nuevo disco titulado, Rattlesnake.

  Frank Ocean Blonde / Endless

Coronado unánimemente en lo más alto del pedestal musical, estamos ante uno de los discos más ambiciosos del año. Un proyecto que ha conseguido alcanzar la cumbre de las listas, llevando a otro nivel el rythm and blues y el hip-hop intimista.

Este vocalista de Nueva Orleans, ha roto radicalmente con la vertiente más clásica de su sonido anterior, en una búsqueda consciente y salvaje de un nuevo discurso lírico, íntimo, solitario y reflexivo.

¿En que se traduce todo esto? Pues en un disco esquivo y complejo que renuncia a todo lo que podía haber sido y nunca será, para convertirse simplemente, en un álbum de incómoda digestión. Las diecisiete canciones que integran Blonde, están repletas de delicadeza y emocionante sensibilidad. Unas veces sólo con un punteado de guitarra como única compañía musical, otras con un solo de órgano y todas ellas arropadas con su personal voz.

Es por derecho, uno de los trabajos más grandes del año. Rompiendo las reglas y desafiando el sonido convencional, aúna atrevimiento conceptual y ruptura formal. Todo lo que escribamos a partir de aquí en adelante sobra.

Bon Iver – 22, A Million

Bon Iver nos regala un álbum que funciona como un engranaje perfecto. Huyendo del acomodo avanza un paso más, dentro de una evolución artística terriblemente exigente.

Ataques de ansiedad, la sombra omnipresente de la depresión y un periodo de reclusión y sufrimiento personal, antes de crear este nuevo trabajo. Reflexionando sobre la necesidad de protección en la familia y en los amigos, estamos ante un artista que ha naufragado en su propia confusión, luchando por no hundirse en ella.

Creado con retales de música pregrabada e instrumentos tradicionales, 22, A Million, no es un trabajo hecho para entretener. Comparado con sus anteriores discos, es una obra en la que el experimento se antepone a la canción y el riesgo vence a la cordura.

Aspirando únicamente a ser fiel a las emociones que quiere liberar, Justin Vernon y su equipo han parido un vinilo diferente. Y es que simplemente están en otra división y el resto debemos conformarnos con mirar, aprender y disfrutar.

Swans The Glowing Man

The Glowing Man, es un disco lo suficientemente importante como para incluirlo en cualquier lista y es que estos veteranos de la música vuelven a hacer grande el nombre de su banda.

Este nuevo trabajo no busca agradar, ni mucho menos crear nuevos fans. Busca y alcanza mucho más. Es un derroche de vivacidad y de creatividad que desborda los límites establecidos. Estamos ante un álbum repleto de matices desde un punto de vista conceptual; donde juegan con la intensidad y se deleitan en sus famosos y épicos crescendos, mostrando su faceta más salvaje.

The Glowing Man cierra la tetralogía iniciada en el año 2010 con My Father Will Guide Me Up a Rope To The Sky, al que siguieron The Seer en el 2012 y To Be Kind en el 2014.

Regresan, sí es que alguna vez se fueron, con su personal estilo. Múltiples capas de distorsión, intencionados espacios instrumentales, ritmos de batería, crudos y repetitivos y una música construida a medio camino entre el grito y el susurro.

Savages –  Adore Life

Inevitablemente el planteamiento condiciona siempre el sonido. Aclarado, si es que había dudas, este axioma universal podemos afirmar que Adore Life, es el resultado natural de la evolución del sonido punk de las chicas de Savages. Un trabajo aún más abrupto y encabronado que el anterior, si es que esto es posible.

Con una rocosa base rítmica como protagonista y su vocalista Gemma Thompson cada vez más ruidosa, su nuevo trabajo confirma lo bestiales que son estas chicas. Explorando las posibilidades de su guitarra entre acoples, ecos y distorsiones, se presentan arrolladoras y agónicas. Oscuras, violentas, contundentes, enérgicas, femeninas y feministas, esta es su carta de presentación como grupo. Claustrofóbico, asfixiante, seco y rompedor, la descripción de su sonido.

Elegante, maduro y equilibrado, el nuevo disco posee toda la fuerza vocal posible, un elevado grado de neurosis y un ritmo poderoso y extremo. Son chicas que saben lo que quieren decir y como decirlo. Tienen fuerza, actitud e intelecto. Y son la promesa real del eterno punk británico.

Angel Olsen – My Woman

La fragilidad y fuerza de su voz, las potentes reflexiones que hace sobre su condición de mujer y la facilidad con la que se desnuda frente a nuestros oídos, hace que Angel Olsen sea una de las artistas más auténticas e interesantes de la escena folk rock actual.

Regresa igual de intensa, real, magnética y poderosa que en su anterior disco con un trabajo impecable. Impecable y preciso en las melodías, en los solos y en las voces. Una conjunción perfecta de sabiduría y sensibilidad, de esas que por excepcionales y bellísimas, se enganchan con firmeza en nuestros tímpanos.

Posicionando en un segundo plano los toques folk y rock de sus trabajos anteriores, llena ahora todos los intersticios sonoros con su voz. Energía y emociones, en un álbum que derrocha talento.

My Woman, es un paso sólido en su carrera, reafirmándola como una de las voces actuales más personales e interesantes. Con apenas 29 años, continúa en pleno crecimiento. Belleza en estado puro, sin edulcorantes ni conservantes.

Solange  – A seat at the table

Hasta hace poco, Solange no era más que la hermana pequeña de una superestrella del pop. Pocos la tomaban en serio y es que Beyonce es mucha hermana. En plena madurez, y a la edad de treinta años, ha sido por fin capaz de encontrar su propia identidad musical.

Solange nos hace llorar, reflexionar y bailar y todo al mismo tiempo. Y sobre todo lo que es más importante: uno termina de escuchar A seat at the table y siente el irresistible deseo de volver a escucharlo. Estilísticamente impecable, presenta una estructura compacta, sin fisuras de principio a fin. Un trabajo lleno de de melodías desnudas, que tienen la elegancia y la calma propia del rythm and blues.

Hay algo tremendamente sugerente en sus canciones. Emociones que se entremezclan con un discurso político. Un álbum con 21 temas y una única intención: la de recuperar la música como medio de protesta.

Escupir verdades, hablar del caos, el agotamiento, o la angustia de sus semejantes todo ello barnizado con una pátina de belleza, es tan solo una pequeña parte de este maravilloso trabajo. El resto nos corresponde a nosotros descubrirlo.

Radiohead – A Moon Shaped Pool

Son unos maestros a la hora de convertir algo en principio rutinario, en un acontecimiento mundial. ¿El lanzamiento de su nuevo trabajo? Sin duda uno de los regresos más esperados y mediáticos del año.

¿Qué tiene de nuevo este trabajo? Sinceramente nada. Aunque parezca una obviedad, Radiohead suenan a Radiohead. Y esto ya es decir mucho. Temas reposados y baladas, también cortes que son puro kraut rock y otros donde abundan las construcciones del jazz y los arreglos electrónicos. Y es que hace ya un tiempo, que la banda de art rock más popular del mundo es un estilo en sí misma.

Dicen los expertos en Radiohedad, que musicalmente es quizás lo más maduro que han hecho jamás. Pero esto también quiere decir que es su obra menos comercial y más personal.

A Moon Shaped Pool, tiene todos los ingredientes para convertirse en un disco de culto. Por eso este disco es como ese vino de reserva que guardas para ocasiones especiales. Hay que saborearlo cuando es el momento, pero sin abusar de él.

Car Seat Headrest – Teens of Denial

Will Toledo ha convertido su proyecto personal, en un pedazo de propuesta. Culturalmente inquieto y libre de prejuicios, valora la música por sí misma en cualquiera de sus posibles manifestaciones.

Teens of Denial es un disco lleno de locura, caos y enorme luminosidad. Cuando lo escuchas, te das cuenta de que tras los nada menos que setenta minutos que dura, te invade un deseo irrefrenable de volver a darle al play.

Se trata de uno de esos álbumes que toda la crítica mundial cubre de gloria e infinitos piropos. Desprovisto de filtros, con una voz débil y quebradiza, Will nos enamora nuevamente con estructuras complejas y letras inteligentes. Grandes melodías y excepcionales desarrollos musicales, que hacen que este trabajo sea merecedor de todo lo que de él se diga y de mucho más.

Por suerte la música siempre nos sorprende, con algún geniecillo loco que brilla por su creatividad. ¿A nosotros que nos corresponde? Simplemente descubrirlo y sumergirse entre los infinitos matices que se revelan en cada nueva escucha.

Parquet Courts – Human Performance

Estos chicos han caminando sin prisa pero sin pausa, avanzando desde el punk rock hacia un sonido más urbano y clasicista. Hablamos de Human Performance, el último y quinto álbum de estos gigantes de la música.

Más que dignos herederos de la Velvet Underground, el CBGB o los Modern Lovers se les apoda como los nuevos Pavement. Han añadido un espíritu noventero en sus melodías, entre calambrazos de electricidad y canciones memorables para ser uno de los grupos más grandes del momento.

Jóvenes, contundentes y con actitud en mayúsculas, son una de las bandas más guitarreras, interesantes y potentes del otro lado del charco. Lejos de comparaciones, ellos suenan a ellos mismos y tienen todo el futuro por delante.

¿Se puede pedir más de un grupo? Pues sí, disfrutar con ellos. Y con Parquet Courts se disfruta pero mucho, mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s