artículos de cine, cine
Dejar un comentario

7 musicales imprescindibles para cualquier cinéfilo

¿Qué tendrá La La Land para haber batido el récord de los Globos de Oro y colocarse a la cabeza en la carrera hacia los Oscars?

La historia que cuenta no es nueva: chico conoce chica, se enamoran y quieren triunfar en el cine y la música. Desde No Submarines y sin haber podido verla aún (estamos deseando que llegue el día 13) apostamos porque la clave de su éxito reside en la importancia de tener un sueño y perseguirlo y además, hacerlo de una forma realista y humana.

Mientras esperamos que llegue a nuestras carteleras este sueño que gestó Damien Chazelle antes incluso que el corto que dio lugar a Whiplash, escogemos y repasamos 7 musicales que para nosotras, de una manera u otra, invitan a soñar.

Cantando bajo la lluvia (1952)

Directores: Stanley Donen y Gene Kelly

El tándem formado por Stanley Donen y Gene Kelly fue uno de los más brillantes y fructíferos del cine musical de los años 40 y 50 del siglo XX. Siendo posiblemente su obra culmen Cantando bajo la lluvia, cinta mágica capaz de transmitir la alegría de vivir. Imposible olvidar el número de Gene Kelly celebrando bajo la lluvia y subido a una farola que está enamorado o ese Good Morning junto a nuestra querida Debbie Reynolds y Donald O’Connor.

Los paraguas de Cherburgo (1964)

Director: Jacques Demy

La película y director que más influencia han tenido no sólo en La La Land sino en la forma total de entender el cine por parte de Damien Chazelle no podía faltar en esta selección.
Historia de amor, de un intenso y fatalista romanticismo, con un esquema solo en apariencia clásico. Sin embargo, Demy la reconduce y explora con acierto temas como el del destino, las historias truncadas y las segundas oportunidades, con un cierto hueco para la esperanza, no exenta de amargura, por lo que pudo haber sido y que por circunstancias del destino no pudo ser. Además, le debemos lanzar al estrellato a Catherine Deneuve.

Mary Poppins (1964)

Director: Robert Stevenson

Quien nunca haya soñado con recoger su cuarto chascando los dedos o bien no ha sido niño nunca o directamente es un ser privado de imaginación. La niñera más famosa del mundo conquistó tanto a pequeños como mayores con su perfecta mezcla entre acción real y animación. La cinta no sólo fue un éxito de taquilla sino que se hizo con 5 Oscar entre los que destacan el de mejor actriz para Julie Andrews y el de mejor canción para la inolvidable Chim Chim Cher-ee.

Cabaret (1972)

Director: Bob Fosse

Quizá de la lista este musical más que a soñar, invite a tener pesadillas, ya que cuenta el ascenso al poder del partido nazi en el Berlín de 1931. Bob Fosse se encumbró con esta cinta, dando un recital no sólo de cómo dirigir sino además enseñando Historia.

En la escena en la que se interpreta El mañana me pertenece se explica mejor que ningún libro de historia como el pueblo alemán se decantó en las urnas por el partido de Adolf Hitler. Y, cómo olvidar a esa encantadora Sally Bowles, interpretada por Liza Minnelli, con cuyas actuaciones en el Kit Kat Club hacia olvidar la realidad más gris.

The Rocky Horror Picture Show (1975)

Director: Jim Sharman

Esta bizarrada dirigida por Sherman oda al sexo por el sexo y apología de la diversión sigue teniendo a día de hoy el mismo encanto e impacto que cuando se estrenó. Cómo olvidar además esa escena en la que Tim Curry vestido con un apretado corsé, un collar de perlas y taconazos sale de un ascensor a ritmo de Sweet Transvestite listo y preparado para presentar una convención.

Bailar en la oscuridad (2000)

Director: Lars von Trier

No sabemos si a día de hoy a Björk le compensan el premio a mejor actriz en Cannes y la Palma de Oro para la cinta. Esperamos que sí, ya que por lo visto el rodaje fue un calvario; todos sabemos que los rodajes del danés son de los más duros, pero también sabemos de su maestría y genialidad como cineasta y he aquí que esta cinta está entre sus obras maestras. Von Trier reinventa el género musical poniendo el estilo documental al servición de la ficción creando además unos números musicales absolutamente originales.

Moulin Rouge (2001)

Director: Baz Luhrmann

Si hay un musical al que se le puede calificar de ser la revisión postmoderna del musical clásico de Hollywood ese no es otro que la cinta de Baz Luhrmann y que para nosotras es hasta el momento la obra maestra de su filmografía. Luhrmann nos brinda un espectáculo situado en el París del principios del siglo XX qué celebra el amor con un mash-up lleno de hitos de la música pop. Obra libre y capaz de encontrar su épica emocional en su propia locura (bendita locura) visual. A su anacrónica y perfecta banda sonora responsabilidad de Marius de Vries y un reparto entregado a la causa capitaneados por unos soberbios Nicole Kidman e Ewan McGregor hacen que Moulin Rouge sea tan embriagadora como un chupito de absenta y una delicia para los sentidos de los espectadores más sensibles capaces de captar y apreciar las múltiples referencias culturales y artística que nos regala Baz Luhrmann.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s