cine, críticas de películas
Dejar un comentario

‘Baby Driver’: el caos perfecto

Hasta ahora, la industria de Hollywood nos ha tenido acostumbrados a productos fácilmente “consumibles” denominados blockbuster, entre los que se encuentran algunos títulos de la talla de A todo gas; películas sobre persecuciones, explosiones y coches que solo parecen desprender testosterona por cada fotograma. Entonces, ¿debemos presuponer que Baby Driver continúa esta fórmula?

Edgard Wright (Zombies Party, Arma Fatal, Scott Pilgrim contra el mundo) se pone a las manos de un proyecto que busca innovar el género “de persecuciones” con una nueva historia y, sobre todo, un nuevo estilo. Y vaya si lo consigue. En esta historia, Baby (Ansel Elgort) es un talentoso conductor que se ve obligado a trabajar para una banda criminal, liderada por un poderoso hombre (Kevin Spacey), para saldar sus deudas.

baby-driver-movie-15_zpseegc8ps3

El argumento es sencillo y sin sorpresivas revelaciones, sin embargo el ritmo inherente convierte la acción en una persecución constante propia de un thriller. Un caos constante que te obliga a mantener los ojos pegados a la pantalla, con escenas que llevan ese tinte de locura que solo el propio Edgar Wright podría firmar.

Junto al apabullante tiroteo de ritmos, chistes  y comedia negra, se dispersas unos personajes que, a pesar de su estereotipo, conforman el apocalipsis perfecto. El elenco de actores de los que se rodea este filme le hace alzarse de mero sarcasmo a puro y duro diamante de ingenio. En especial cabe destacar la figura de Kevin Spacey (duro pero elegante), Jon Hamm que sorprende con una inusitada evolución y el mismo Ansel Elgort.

baby-driver-image-1_zpsrzt16ggi.jpg

El círculo se cierra con la maestría de la banda sonora, esta vez de la mano de Steven Price. En este caso, la música se convierte en el hilo conductor principal y que marcará los distintos ritmos de lo que ocurre en pantalla. Y este es uno de los aspectos que, aunque parezcan de menor relevancia, es lo que denota que la película al completo está cuidada.

Es más: ¿quién se atreve a contar las veces que no hay ninguna melodía de fondo? Os van a sobrar dedos de ambas manos. Porque hasta en eso ha sido un pelín gamberro nuestro querido Wright; llegando a conseguir este caos tan perfecto, gamberro y necesario que, de forma irremediable,  la industria estaba pidiendo a gritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s