Crónicas de conciertos, música
Dejar un comentario

The Amsterdammers llenan de color la noche de Madrid

Llega octubre y en Madrid afloran los conciertos. Así, dentro de la variada agenda madrileña, el pasado viernes teníamos una destacada cita musical en la sala Maravillas Club. Y es que allí nos esperaba el enérgico directo de The Amsterdammers. Lo cierto es que los músicos habían preparado una gran fiesta sonora para celebrar a lo grande el final de su gira y para despedir su EP debut, Early Twenties, como se merece.

no-crafts_zpsiqylfo7b

Sobre las 21:45 horas las puertas del local de Malasaña se abrían al público y poco a poco la gente comenzaba a coger posiciones. En esta ocasión el grupo madrileño No Crafts era el encargado de inaugurar la velada. Los artistas aparecían en escena para hacer vibrar al personal a base de un conglomerado de contundentes ritmos que navegan entre el rock alternativo, el post-punk y el garage. La joven banda desgranó con ímpetu la colección de melodías que componen su primer EP, No Arts, No Crafts, junto con otras canciones como Popular Trial o Dancing Alone. De este modo, No Crafts lograba caldear el ambiente haciendo que los cimientos del recinto retumbarán con su apasionada actuación. Y nos mostraba que en vivo la agrupación es pura electricidad. Para despedirse la banda nos deleitó con una animada versión de Common People de los británicos Pulp. Además, hay que decir que durante el directo la voz de Carlos en sincronía con la de Celia, haciéndose oír desde su posición en la batería, le da un aire especial a la propuesta del grupo. Una dinámica combinación que imprime carácter al sonido de la formación y que ofrece un cierto toque de distinción.

amsterdammers-1_zpsw3u5fpud

Tras este ciclón sonoro, los chicos de The Ammsterdammers saltaban al escenario para iniciar su colorido espectáculo musical. Entonces, los acordes de Early Twenties comenzaron a inundar una sala repleta de almas expectantes. Un estupendo pistoletazo de salida para una noche que no había hecho nada más que empezar. Así, observamos cómo los contagiosos ritmos de esta primera canción fueron capaces de romper el hielo con facilidad. Seguidamente sonaron Eternity y Home. En este sentido y haciendo honor al título de este último tema, los simpáticos comentarios y la cercanía de los músicos nos invitaban a sentirnos como en casa. De hecho, a lo largo del concierto el quinteto desplegó todo su desparpajo creando una palpable atmósfera de diversión.

amsterdammers-2_zpss5nvxd7d

I Don´t  Want to Be Like You nos trasladaba dulcemente a otro tiempo y daba paso a las armonías de Where is David. La voz de Marcos y su original ukelele recorrían hábilmente las notas de Capetown Town Chronicles. Mientras, Conrado hacía lo propio con su guitarra, Santi acariciaba las teclas alegremente mostrando un amplio abanico de expresivos movimientos, Pablo marcaba con fuerza el camino a golpe de baqueta y Álvaro rasgaba el bajo con elegancia. Cada elemento ejerciendo su función en una maquinaria perfectamente engrasada. Cabe destacar la presencia del ukelele. Un instrumento que aporta un matiz singular a las melodías y que añade frescura a la propuesta. Esa pizca de innovación combinada con el resto de ingredientes musicales da como resultado una puesta en escena repleta de creatividad.

La celebración continuó con New York California. Pero antes de empezar a interpretar este tema, Marcos volvía a interactuar con la gente. Esta vez invitaba al público a cantar con él. Para ello no dudó en explicar una parte de la letra para que todo el mundo se animara a corearla a viva voz. Posteriormente y con la sala entregada a la causa, los cuidados versos de Would You y I´m Back nos conducían irremediablemente a la recta final del show.

amsterdammers-3_zps6jsbaw62

A estas alturas de la noche, el ambiente festivo era más que evidente. La complicidad desprendida desde las tablas se había propagado rápidamente y había conquistado cada rincón de la pista. Siguiendo esta línea de euforia colectiva, los bailes y los cánticos se repetían de nuevo con las estrofas de Superman.

Finalmente, los chicos de The Amsterdammers decían adiós arropados por los calurosos aplausos y sonoros vítores de la audiencia. Sin duda, el EP debut de la banda no pudo tener mejor fiesta de despedida. Un magnífico broche de oro para festejar el fin de gira y el cierre de una ilusionante etapa plagada de logros musicales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s