Artículos, música
Dejar un comentario

7 sonidos que no entienden de fronteras

Acostumbrados al dominio angloamericano, la escena musical independiente navega actualmente bajo un marco constreñido por los límites de la mercadotecnia. Estados Unidos y el Reino Unido se reparten las mejores tajadas de un pastel. Un pastel restrictivo y elitista, que limita la accesibilidad de propuestas que por lejanas o modestas no alcanzan al público generalista.

No seamos ingenuos, lo que no se publicita y expone, literalmente no existe. Calidad y vanguardia no es sinónimo de éxito. Y es que ya lo dijo Quevedo hace unas cuantas centurias y razón no le faltaba “poderoso caballero es don dinero”. Hoy más que nunca la música ha dejado de tener un valor puramente artístico. Nos enfrentamos a un producto. Un consumible directo, manipulable y tremendamente efímero.

¡Románticos del planeta musical, sabemos que estáis ahí! Por eso hoy os traemos 7 sonidos venidos desde puntos totalmente dispares del universo. Propuestas diferentes en esencia y contenido, a las que hoy queremos darles su espacio.

BUYI (China)

Desde China nos llega una banda cuyos temas impactan por su vanguardia y honestidad. Toneladas de diversión freak y mucho rock and roll del divertido. El nombre de Buyi nació como referencia a un plebeyo chino que usaba ropa de algodón y pretende ser un homenaje a las clases más desfavorecidas. Formada en el año 1995, la banda de rock étnico comenzó su carrera musical en su región natal al noroeste de China.

buyi

Aclamados dentro y fuera de sus fronteras actualmente han establecido su sede en Beijing. Su estilo combina la música tradicional china con la música folclórica local del noroeste del país. Durante el año 2000 lanzaron varios singles de su álbum debut homónimo, el cual incluía temas como Fall, The Free Bird o A Place Called Sanshi Li Pu. Temas en los cuales aparecen instrumentos tradicionales chinos como el “guzheng”, un tipo de cítara pulsada o percusiones asiáticas. Exotismo y tradición a la búsqueda de nuevas fronteras musicales.

RAJAB SULEIMAN & KITAHRA (Zanzíbar)

Rajab Suleiman es, en palabras de los críticos, un virtuoso del “qanun”, el instrumento tradicional por excelencia de Zanzíbar. Líder de esta banda, Rajab se ha dedicado a renovar la música ancestral, para atraer a ella a las nuevas generaciones y poder presentarla ante el público internacional. Sus directos están llenos de instrumentos exóticos a nuestros ojos. Unido esto a las sugerentes melodías cantadas en swahili por la maravillosa diva Saada Nassor, hacen de Rajab Suleiman & Kithara un espectáculo sorprendente y único.

rajab2

Melodías que tratan de renovar la música taarab, típica de Zanzíbar. Y es que, a la rica mezcla de influencias árabes, indias y africanas, la banda añade nuevas composiciones y ritmos. Una propuesta llena de nuevos e insólitos sabores.

SOUAD ASLA (Argelia)

Representante de una nueva generación de artistas del sur de Argelia, Souad Asla rebosa de talento y humanidad. Heredera de la tradición Gnawa, estamos ante una voz generosa y sensible, que nos conduce hacia las puertas del desierto. Nacida en Bechar, en el Sahara argelino, su música crece entre el norte de las montañas del Alto Atlas marroquí y el sur de las dunas rojas y doradas de Bechar, encrucijada de ricas y heterogéneas corrientes musicales.

soud asla

Música beduina y ritmos bereberes, marcada por la esclavitud y los sonidos africanos de los Gnawas. Descendientes de los esclavos negros del antiguo imperio sudanés, su música es la medicina perfecta contra los tormentos del alma. Música de un pueblo que lucha por reclamar una identidad fuerte, marginada, pero nunca olvidada.

JULIE BERTHELSEN (Groenlandia)

De nacimiento danesa, Julie Berthelsen pasó toda su infancia y adolescencia en Nuuk, capital de Groenlandia. Con un 85 % de su superficie bajo el hielo y una de las densidades de población más pequeñas del planeta, este lugar aparentemente desolador, es el germen de algunas de las más interesantes propuestas musicales actuales, que van del pop al folk pasando por el rock.

julie-berthelsen_aop

Artista ocasional comenzó a cantar, primero en la escuela, para después hacer los coros en el grupo de rock amateur de su padre. Volvió a Dinamarca y se presentó, por probar suerte en un famoso talent show televisivo en el año 2002. Desde entonces ha publicado cinco discos de puro pop escandinavo, vendiendo miles de copias y ofreciendo conciertos en toda la zona nórdica. Belleza, delicadeza y originalidad para un sonido que nos secuestra sin compasión.

MALEZA (Panamá)

En un país con tres millones y miedo de habitantes y una cultura musical nacida al calor del trópico, la escena rockera de Panamá ha librado una batalla constante para abrirse paso entre la “salsa” y el “reggae”. Maleza pertenece por derecho a esta categoría de grupos latinos independientes.

maleza

Nacidos como banda a mediados del año 2000, se trata de por un colectivo de músicos cuyos antecedentes se remontan a principios de los años noventa dentro de la escena underground panameña. En su propuesta caben ingredientes diversos que van desde el indie rock hasta el jazz pasando por el post punk. Cuentan con dos discos, Lado A y Noche Azul producidos de forma independiente y con la colaboración de diferentes músicos de Panamá. Una propuesta que demuestra que lo latino tiene un abanico de colores infinito.

YUMI ZOUMA (Nueva Zelanda)

Poco y nada es lo que puedes encontrar por ahí si buscas sobre los Yumi Zouma. ¿Su país de procedencia? Nueva Zelanda. Todo empezó en el 2013 como un proyecto entre amigos íntimos de la ciudad de Christchurch, situada a unos tres cientos kilómetros de la capital del país, Wellington. Tenían algunas canciones grabadas, pero no se planteaban editarlas. Después de un intercambio con el sello neoyorquino Cascine fueron prácticamente obligados a compartir lo que tenían en su disco duro. Demasiado bueno para quedar en el cajón de su estudio.

yumi zoupg

El trío neozelandés publicó recientemente un nuevo EP, titulado II, que ha sido muy bien recibido entre sus seguidores, que siguen expectantes y fieles los pequeños pero gigantes pasos que da el grupo. Nosotras una vez descubiertos, no les vamos a perder la pista.

SARA HAIDER (Pakistán)

A los dieciocho años, Sara Haider empezó a tocar música por sí misma, cantando canciones islámicas y pasando luego a la escena de rock underground de Pakistán. Sin ningún artista dentro de su familia, estudió música clásica en el instituto musical más importante de Karachi.

Sara Haider

Su camino para nada fue fácil. Sufrió y mucho para poder introducirse en una industria dominada por los hombres. En un país con muy pocas escuelas musicales oficiales y donde la música es un don que tradicionalmente pasa de generación en generación, la cosa no pintaba fácil para Sara. “Si una chica de una familia pakistaní cualquiera les dice a sus padres que quiere estar en un escenario con cinco músicos masculinos y un micrófono en su mano cada noche, las cosas no van a salir demasiado bien,” afirmaba Haider.

Alejada de la música clásica hoy su estilo camina entre el pop y el rock, siendo ganadora de premios tan prestigiosos como Lux Style Awards del  año 2015 y Best Emerging Talent Voice International Music Award.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s