Artículos de series, series
Dejar un comentario

Las claves de la increíble banda sonora de Heridas Abiertas

Después de haber visualizado el octavo y último episodio de la emblemática miniserie de HBO, nos proponemos destacar uno de los elementos que han hecho de Heridas abiertas lo que es: su banda sonora. Pero atención, este artículo contiene spoilers de la serie.

Y es que, como en todo proyecto de Jean-Marc Vallée, la música tiene un papel fundamental para colarnos en la psique de los personajes. Una vez más, el director canadiense ha contado con Susan Jacobs como supervisora musical, con la que lleva trabajando desde Wild (2014) y cuya última colaboración había sido para la banda sonora de la primera temporada de Big Little Lies (2017), la cual le valió a Jacobs un Emmy a Mejor Supervisión Musical por el último episodio, You Get What You Need.

Sin embargo, si bien la banda sonora de Big Little Lies mostraba un gusto exquisito, quizás podríamos decir que se introducía de manera diegética en la serie un poco con calzador (aunque bendito calzador). La banda sonora de Heridas abiertas, en cambio, no solo está compuesta por raras y deliciosas joyas musicales, sino que además su simbiosis con la línea narrativa de cada episodio es prácticamente perfecta.

Se puede percibir el mimo y la agudeza con la que se han seleccionado los temas que impregnan la serie ya en los créditos iniciales de cada capítulo. En un primer momento, podría parecer que se trata de canciones distintas, pero Susan Jacobs ha revelado en una entrevista para Vulture  que en realidad se trata de diferentes versiones del mismo tema Dance and Angela de la banda sonora de Un lugar en el sol (1951), que sí suena en su versión original en el primer episodio:

Personalmente, nuestra favorita es la versión hip-hop del cuarto episodio realizada por el productor Mark Batson llamada Cupcake, Kitty, Curls, tres de las palabras que Camille tiene grabadas en su piel. De hecho, debido a que los fans de la serie se han vuelto tan locos buscando la canción por Internet, Batson ha realizado una versión extendida con todas las palabras que Camille se graba en su cuerpo y Susan Jacobs ha declarado que la lanzarán pronto.

Pero si hay algo que marca la banda sonora de Heridas abiertas, son las dos fuentes que Jean-Marc Vallée ha creado para que suene de forma diegética: el equipo de música de Alan y el iPod de Alice. Mientras que todos los temas que se introducen a través del personaje de Alan son baladas clásicas que transmiten oleadas de melancolía y romanticismo, el iPod de Alice es una historia totalmente distinta. El detalle de que Camille descubriera el poder de la música a través de Alice y la manera en la que llegó su iPod a las manos de Camille son elementos que no se incluían en la novela, pero que proporcionan una backstory para la banda sonora del personaje de Camille tan perfecta como desgarradora. ¿Quién no se echó las manos a la cabeza en el final del tercer episodio, cuando Camille lanzó el iPod por la ventanilla del coche en un arranque de desesperación?

alice.gif

Y es que si la música de Alan es romanticismo clásico, Alice es rock y electrónica. Led Zeppelin y The Acid son los dos grupos que resaltan más en esta playlist, llegando a reproducirse varias veces la misma canción en distintos episodios y varias canciones de los dos grupos a lo largo de la temporada. Podríamos decir que la música que suena a través del iPod de Alice es una representación de los sentimientos que Camille experimenta en ese momento y, a la vez, la conexión entre Camille y sus fantasmas (su tentación de autolesionarse, Alice y su hermana Marian). El rock de Led Zeppelin nos conecta más con su presente y su espiral descontrolada sumergida en alcohol, y la electrónica de The Acid nos conecta con ese sentimiento de inquietud constante que le eriza la piel tanto en la casa de sus padres, como cada noche antes de irse a dormir.

Sin embargo, los temas no están elegidos solo por reflejar la particular emoción que envuelve a la escena. En numerosas ocasiones, la misma letra de los canciones encaja a la perfección con la escena que acompaña, e incluso, (y es aquí donde se desvela la agudeza de Vallée y Jacobs) hasta transmiten mensajes ocultos sobre ciertos personajes. Para muestra, la maravillosa secuencia del sexto episodio en la que Amma cambia la música de la fiesta a la que ha arrastrado Camille por I Can’t Take My Eyes Off You (No puedo dejar de mirarte) de Frankie Valli, con su posterior huida en patines. La letra de la canción puede interpretarse como una declaración romántica o la confesión de un depredador.

amma

Y no hablemos ya de la secuencia final de este episodio, con la advertencia fantasmal de Marian para Camille y el corte a negro mientras suena Ghost de The Acid. Este o el tema que se usa en numerosas ocasiones, pero más significativamente en los créditos finales del último episodio, Come Down de Sylvan Esso. Una balada folk melancólica sobre una hija llamando a su madre para que la cuide y la mime, pero con una tensión latente que indica que algo no anda del todo bien… La banda sonora perfecta para Amma y la explicación subyacente de sus crímenes, todos por un amor sobreprotector y envidioso de toda aquella que se atreva a eclipsar el amor de su madre o Camille por ella.

Si todos esto os ha hecho querer escuchar la banda sonora otra vez, os dejamos esta playlist oficial de Spotify para que podáis disfrutar tranquilamente de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s