cine, críticas de películas
Comment 1

‘El escándalo Ted Kennedy’, un thriller político que hace aguas

El escándalo Ted Kennedy, dirigida por John Curran (El viaje de tu vida, El velo pintado) pretende aclarar los acontecimientos sucedidos la noche del 18 de julio de 1969, en la que Ted Kennedy (Jason Clarke) tuvo un accidente de coche en el que murió una de sus secretarias, Mary Jo Kopechne (Kate Mara). Este acontecimiento, de sobra conocido por los estadounidenses, pero quizás no tanto a este lado del charco, se usa como inicio de partida para retratar a un Ted Kennedy sin principios y con una moral que se dobla en ambas direcciones cuando se trata de salvar su carrera política.

Desde luego, el retrato queda lejos de ser favorecedor, mostrándonos en unas ocasiones a un senador ejerciendo el papel político que le han otorgado, aprisionado por la sombra de sus hermanos y el apellido de la familia, y en otras, a una persona, la verdad, algo obtusa. Es más, las escenas que tienen la clara función de ridiculizar su proceso de toma de decisiones en los días posteriores al accidente, no solo ridiculizan al personaje, sino a los actores que intervienen en ellas y al mismo guion escrito por Taylor Allen y Andrew Logan, ambos primerizos en este cargo.

el_escandalo_ted_kennedy

Ed Helms interpreta a Joseph Gargan, primo de Ted Kennedy.

Jason Clarke, por su parte, defiende una interpretación bastante digna de Ted Kennedy, pero no puede evitar que Ed Helms le eclipse en su papel del primo del senador, Joseph Gargan. Quizás debido a las habilidades interpretativas de Helms o simplemente debido a que interpreta al personaje más creíble y sereno de todo el film, con Allen y Logan hablando al espectador a través de su voz.

Sin duda, más que la película en sí, que raya lo aceptable en todos los ámbitos, lo que resulte más interesante sobre El escándalo Ted Kennedy es la época en la que se ha estrenado: con el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viéndose involucrado en escándalos cada vez mayores y eludiendo las consecuencias de formas cada vez más irreverentes.

Es obvio que no es una coincidencia que se produzca un film que relata la historia de otro político poderoso eludiendo un gran escándalo gracias a la capacidad de la sociedad para mirar a otro lado. Es precisamente por el potencial que tenía este episodio de la política estadounidense para informar y hacer reaccionar a nuevas generaciones de norteamericanos, que solo nos queda lamentar que la película no se haya llevado a cabo por unas manos más capacitadas.

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: que vuestro plan de finde sea ir a ver ‘The Rider’ | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s