artículos de cine, cine
Dejar un comentario

Director del mes: Guy Ritchie

¿Qué se puede esperar de un director británico que “juega” a las pandillas? La mano de Guy Ritchie cuenta con la capacidad de salirse de la línea de la pura acción y recobrar el camino del humor surrealista, y al mismo tiempo un poco absurdo por el contexto. Una fórmula, que si bien no resulta única en el sector, sí que ha sabido hacerla suya de una forma especial. Mucho más como si fuera el malote de la clase, cuya arma más destacada son los comentarios ingeniosos. Y de ahí… al buen desconcierto narrativo.

Sus primeros pasos tienen lugar en casa, en el mercado cinematográfico de Reino Unido, de la mano de Lock And Stock (1998), donde se plasma el carácter macarra de Ritchie a la hora de construir sus películas. Hecho que después se fijará con la reconocida Snatch, cerdos y diamantes (2000). En ella, al igual que en su primer título, se nos muestra un estamento de la sociedad diferente, en general relacionados con las mafias, drogas o las luchas clandestinas.

586084-snatch-cerdos-diamantes-tendra-version-serie-television

De esta forma, la producción se convierte en la marca “propia” del director, que da un nuevo toque y ritmo al género criminalista. Además, enseña una capacidad apabullante a la hora de mezclar el humor (negro) con los diversos elementos violentos que manchan sus guiones. En una época en la que las cintas siguen todas una misma fórmula “zombie”, Ritchie se antepone para gamberrear ante el público, no solo gracias a una buena dirección sino también del guión (también escritos por él).

Tras dos grandes batacazos, en 2008 volverá a recuperar esa esencia gracias a RocknRolla. En él se figura un drama criminal brillante, donde se puede disfrutar no solo por la vuelta a sus inicios del director, sino porque se destila el propio gusto de los actores por interpretar unos papeles tan locos. En esta buena racha, llega también la tan esperada reinterpretación de uno de los personajes más queridos en la literatura de misterio: Sherlock Holmes (2009).

image-w1280 (1)

En este caos narrativo que se construye, la acción y el drama toman un mayor protagonismo, sin por ello perder el ritmo en ningún momento. Aunque, especialmente gracias al protagonista interpretado por Robert Downey Jr., se apuntan diálogos marcados de su humor ácido. Una maravilla que le valió una promesa para una segunda parte y que llenó el corazón de los amantes del detective (especialmente de los más novelescos).

Así, le siguen otros dos títulos a lo largo de estos años que pasan, sin pena ni gloria, por las pantallas de los cines: Operación U.N.C.L.E (2015) y Rey Arturo: La leyenda de Escalibur (2017). Dos películas más alejadas del “estilo” que él mismo se ha marcado y que no llegan a contentar a los allegados del director.

Y es que, a pesar de sus idas y venidas en el éxito de sus películas, se puede afirmar que Guy Ritchie es un autor con marca propia, que sabe hacer lo que le gusta, como le gusta y no le importa lo que puedan decir. Un “rebelde” dentro de la propia industria; un británico que revoluciona a los americanos y que, dado por su carácter, sabe crear un género en sí mismo: “el gansterismo gamberro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s