cine, críticas de películas
Comment 1

‘En los 90’: La generacional y cruda ópera prima de Jonah Hill

La película nos retrata la ciudad de Los Ángeles en los 90 a través de los ojos de Stevie, un chico de 13 años que entra en una pandilla de skaters algo mayores que él y le acompañarán al comienzo de su pubertad, donde empiezan los sueños y se pierde la inocencia.

Jonah Hill dirige y escribe una película honesta y natural, tratando muchos de los temas recurrentes en la adolescencia como el primer encuentro sexual, las primeras experiencias con drogas y una visión confusa del mundo. Todo ello narrado de forma cruda y directa, mostrando los suburbios de la ciudad en ocasiones de forma impactante.

Uno de los mayores problemas de las coming of age es que muchas cintas tratan de emocionarte a través de elementos nostálgicos y melancólicos tan hinchados que todo termina resultando artificial. En este caso, el tono de la cinta es totalmente auténtico y el director filma una película vitalista y emotiva sin ninguna pretensión. Una coming of age de la vieja escuela con influencias que van desde Shane Meadows y Gus Van Sant, pasando por los primeros años de Kevin Smith o Richard Linklater. Jonah Hill encuentra un estilo propio en la dirección para retratar los sueños y dificultades de toda una generación.

Cabe destacar las actuaciones de todo el reparto y una banda sonora sobresaliente. Los actores (en su mayoría no profesionales) ayudan a conseguir este efecto de naturalidad que empapa a toda la cinta con unas interpretaciones muy solventes. Tanto Lucas Hedges como Katherine Watherson interpretando al hermano mayor y a la madre de nuestro protagonista son impecables, pero sobresale el impresionante trabajo de Sunny Suljic que augura un futuro prometedor para el joven actor. Destacar también la relación materno filial porque aunque no es el tema principal de la cinta, las pocas escenas que comparten madre e hijo tienen una fuerza que dejan sin aliento.

La banda sonora corre a cargo de Trent Reznor y Atticus Ross, el líder y productor del grupo Nine Inch Nails. Su colaboración para trabajos en cine comenzó en 2010 con La red social, a la que siguieron películas como 47 ronin o Perdida. En esta ocasión, mezclan composiciones propias y canciones de la década de los 90 que van desde Snop Dogg hasta Morrisey. Una selección exquisita que encaja muy bien con el tono de la película.

Un ejercicio de cine puro y sincero. Una de esas escasas cintas independientes que sobresalen a lo largo del año y que nos descubren a un director, un actor, o un guionista con una proyección a seguir.

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: hasta el infinito y más allá | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s