Críticas de series, series
Dejar un comentario

‘Panic’, o el fatídico intento por reconvertir el thriller adolescente

“Deja que el juego comience”

Puede parecer categórico, ¿verdad? Sin embargo, son las cinco mejores palabras que sintetizan la última producción de Amazon. Porque sí: efectivamente, la serie Panic, juega al despiste desde el minuto uno, bajo la premisa de ser un thriller adolescente. Para luego llevarte por otros derroteros.

La historia, basada en la novela de Lauren Oliver, nos habla sobre un juego conocido por todos como “Pánico”. Nadie sabe cómo llegó hasta ahí. Nadie sabe de dónde proviene ni quién lo inventó, pero aún sigue perdurando en el pueblo durante años. Un “entretenimiento” cuyo premio es una delicia para los jóvenes: una cifra de dinero más que suficiente para escapar de su ciudad natal.

¿Cuál es el problema? Que las pruebas del juego son tan peligrosas que, todo aquel que se atreve, apuesta su vida… hasta el final. Y eso lo sabe a la perfección nuestra protagonista, Heather Nill (interpretada por Olivia Welch), que, sin embargo, se ve arrastrada a jugar debido a la situación que tiene en casa.

Apostando por lo bajo

A pesar de que siento cierto placer en todo lo que tiene que ver con las series de adolescentes, llega un momento que los clichés, las situaciones repetitivas o el continuo machaque con los triángulos amorosos destrozan todo lo demás.  Pues bien: ¿y si nos ponemos en la situación de que Panic cumple todos y cada uno de estos puntos? Solo hay dos opciones: o te encuentras ante la mejor serie de adolescentes por antonomasia, o ante el mismísimo hundimiento del Titanic.

Y en este caso (¡y por desgracia!), tira más por lo segundo. Especialmente, conforme Heather y sus amigos se van entrelazando con el resto de participantes y se van metiendo en una serie de entuertos donde el amor y los celos importan más que tu propia vida. Y esto la hace inverosímil, absurda y poco concluyente con la “metáfora” que esconde el juego.

¿La muerte como escapatoria?

La premisa de la serie nos plantea que cada persona tiene una razón de peso (personal, familiar o incluso externa) para hacer lo necesario para salir de ese lugar. Pero, ¿hasta el punto de poner en peligro a la gente que tienes cerca?

Aunque un poco con pinzas, se observa en el guión un cierto acercamiento a establecer un símil entre el ‘Panic’ y la vida adulta: en la forma en la que cada una de las pruebas recoge los miedos de los participantes y los enfrenta, cara a a cara, a los peligros que les va a tocar superar más adelante. Hasta el punto de que puede que algunos… no los superen y se queden “para siempre” en el lugar que tanto siempre habían deseado dejar, ya sea vivos o muertos.

Sin embargo, nada de esto lo salva. Ni siquiera la lineal, pero salvable actuación del reparto, consiguen salvar un guion tan chapucero que se contradice (en la historia y evolución de sus personajes), en cada capítulo. Y es que, a pesar de categorizarlo dentro del género adolescente, contaba con muchas papeletas para ser un nuevo it: jugando con las vivencias de cada uno y su forma de ver la vida, se podría haber construido una especie de Saw muy edulcorado, pero que tuviera su razón de ser.

Y sin embargo, Panic no la tiene. Ni como acción, ni como thriller, ni como romance adolescente. Se queda descafeinada y en agua de borrajas entre estas tres.

Así que, casi mejor, vamos a dejar que el juego se quede en su sitio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .