cine, críticas de películas
Comment 1

Parásitos: la inclasificable alegoría social de Bong Joon-ho

La temática social que tanto gusta en Cannes premió a esta película con la Palma de Oro cosechando toda clase de elogios por parte de la crítica especializada y poniéndola en el punto de mira de todas las quinielas en la carrera de premios. Parásitos nos sitúa en el seno de una familia de clase baja japonesa cuya oportunidad para mejorar la economía y mantenerse unida depende de una familia rica para la que empiezan a trabajar. La relación que surgirá entre los miembros de las dos familias desembocará en situaciones tan divertidas como inquietantes.


Parásitos es inclasificable. Bong Joon-ho juega con distintos géneros llevando al espectador a través de un laberinto cuya salida no hace más que alejarse a medida que transcurre la película. El coreano elabora una sátira social imprevisible y confusa con un gran guión y un elenco a la altura. Mención especial la actuación de Song Kang-Ho, veterano del cine coreano y actor fetiche del director.
Cinematográficamente, la cinta es un deleite visual. Tanto la fotografía, como el montaje, como el uso de la música están perfectamente integrados para crear la sensación de incredulidad en el espectador. Además, lo más interesante es la manera en la que la película te mantiene atrapado en todo momento pese a alternar entre un género y otro; la maestría del director se plasma consiguiendo que todos los aspectos técnicos confluyan a lo largo de la cinta sin solaparse entre ellos. Gracias a esto consigue un equilibrio casi imposible para que la película no descarrile, ni tenga bajones de ritmo en ningún momento.
Por otra parte, lo que sí choca y de manera totalmente intencionada, son los distintos enfoques desde los que se cuenta la historia. De una escena cómica e inocente pasa al extremo más crudo y despiadado posible en tan solo segundo y sin adornos. Es una película de contrastes, con imágenes cargadas de metáforas y simbolismos que engrasan toda la trama y dan un significado global a una cinta que parece que en cualquier momento puede descarrilar. No solo no descarrila sino que su agónico, sólido y potente desenlace te acompañará un buen rato tras su visionado.

Parásitos es enorme. Una cinta social que aporta una mirada nueva y elegante a un tipo de cine normalmente austero. Es tan ingeniosa en la forma y dista tanto de lo que acostumbramos a ver del género que te sentirás perdido en más de una ocasión, y esa sensación de estar viendo algo tan arriesgado y que a su vez funciona, es un placer.

1 comentario

  1. Pingback: Estrenos en crudo: retorcida metáfora social por cortesía de Bong Joon-ho | NO SUBMARINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s